Michele Olzi

Bernardino del Boca


CRONOGRAMA DE BERNARDINO DEL BOCA

1919: Bernardino del Boca nace en Crodo, Italia.

1921: Del Boca se traslada a Novara con su familia. Allí, Del Boca recibió su primera educación. El socio de su abuelo Bernardo introdujo a Del Boca a la Teosofía.

1932: Del Boca asistió al internado internacional Institut Le Rosey, en Lausana (Suiza).

1935 (mayo): Del Boca ingresa en el Liceo artistico di Brera de Milán.

1937 (29 de abril): Del Boca ingresa en la Sociedad Teosófica.

1939: Del Boca realiza su primera exposición individual. Se graduó de Brera Art High School. Fundó un grupo teosófico clandestino, "Arundale", en Novara.

1941: Del Boca realiza una exposición en Domodossola, y forma parte de la Decimotercera Exposición de Artes Figurativas de los Sindicatos Fascistas en Turín. Realizó su servicio militar primero en Verona, luego en Florencia.

1945: Del Boca revive el grupo teosófico “Arundale”.

1946: Del Boca se marcha de Italia a Siam (actual Tailandia).

1947: Del Boca trabaja como arquitecto e interiorista en Singapur. En octubre, recibió su "segunda iniciación budista" en una misteriosa isla del archipiélago de Linga (Nawa Sangga).

1948 (26 de septiembre): Del Boca realizó una exposición compartida con el artista y héroe de guerra naval, el comandante Robin A. Kilroy, en el Queen Victoria Memorial en Penang, Malesia. Publicó su primera novela, Cara nocturna.

1949: Publicación Del Boca Nawa Sangga. Dejó Singapur para Italia.

1951: Del Boca participa en una exposición colectiva en el Broletto di Novara, Italia.

1952: Del Boca enseñó Arte en la escuela secundaria Ferrandi en Novara.

1959: Del Boca participa en una misión económica y comercial a África Occidental como representante del Instituto Nacional de Investigaciones Geográficas y Estudios Cartográficos (Istituto Nazionale per le ricerche geografiche e gli studi cartografici).

1961: Del Boca publica un manual de antropología para estudiantes universitarios, Storia dell'Antropologia.

1964: Del Boca contribuyó a la enciclopedia Il Museo dell'Uomo.

1970: Junto con el teósofo y editor Edoardo Bresci, Del Boca funda la revista. L'Età dell'Acquario - Rivista sperimentale del Nuovo Piano di Coscienza.

1971: Publicación Del Boca La dimensione umana.

1975: Publicación Del Boca Guida internazionale dell'Età dell'Acquario.

1976: Publicación Del Boca Singapur-Milán-Kano.

1977: Publicación Del Boca La quarta dimensione.

1978: Del Boca se retira de la docencia en las escuelas secundarias. y se mudó con su hermana Aminta a Alice Castello, en Piamonte.

1980: Publicación Del Boca La casa nel tramonto.

1981: Publicación Del Boca La dimensione della conoscenza. Comenzó una campaña de recaudación de fondos para crear una serie de comunidades de Acuario que llamó “Villaggi Verdi” (Aldeas Verdes). Él publicó La dimensione della conoscenza.

1985: Publicación Del Boca Iniziazione alle strade alte.

1986: Del Boca se mudó al primer (y único) Villagio Verde que se estableció, fundado en San Germano di Cavallirio. Él publicó El secreto.

1988: Del Boca organiza una serie de viajes colectivos (que también involucrarían a los vecinos de Villaggio Verde). Entre sus destinos: Birmania, Tailandia, Laos, Vietnam, India, Nepal, Tibet, Mongolia, China y Bután. Él publicó Il servizio.

1989: Publicación Del Boca Birmania un paese da amare.

1990: De Boca continuó ofreciendo conferencias y charlas en el Villaggio Verde, y editó y contribuyó a L'Età dell'Acquario.

2001 (9 de diciembre): Muere Del Boca en el hospital de Borgomanero, Novara (Italia).

BIOGRAFÍA

La producción artística de Bernardino del Boca fue, en su mayor parte, desatendida hasta la década de 1960, cuando se analizó por primera vez el “rasgo visionario” de su arte (Mandel 1967). Solo a través de una serie de publicaciones recientes, conferencias y exposiciones póstumas (Tappa 2011; Fondazione Bernardino del Boca 2015, 2017) se han estudiado y promocionado a fondo las obras de arte de Del Boca. Una de las razones de su escasa notoriedad estuvo relacionada con el hecho de que del Boca celebró pocas exposiciones durante su vida.

Además de su personalidad poliédrica (fue pintor, teósofo, estudioso de la antropología, defensor de la liberación sexual), del Boca se destacó por fundar y colaborar constantemente con la editorial. L'età dell'acquario ("La Era de Acuario"). Una revista con el mismo nombre (es decir, L'età dell'acquario) fue fundada y dirigida por del Boca, quien también ilustró varios de sus temas. Aunque como artista, del Boca era conocido principalmente por el público en general como ilustrador de libros, su obra de arte tuvo un impacto crucial en los entornos teosófico y New Age en Italia en la década de 1970.

Bernardino del Boca nació el 9 de agosto de 1919 en Crodo (Piamonte) hijo de Giacomo del Boca y Rosa Silvestri. Su familia poseía manantiales de montaña (los manantiales de Fonte Rossa) y balnearios en Crodo. Basado en el linaje noble de su familia, del Boca reclamó los títulos de “Conde de Villaregia” y “Conde de Tegerone” (Del Boca 1986; Giudici 2017). La adopción de títulos aristocráticos tuvo dos implicaciones dentro de su producción: por un lado, firmó algunas de sus obras de arte y novelas con el seudónimo de “Bernardino di Tegerone”, por otro lado el tema de “buscar los orígenes” caracterizaría constantemente su Arte.

Según una reseña de un periódico de 1941 sobre una de sus exposiciones, del Boca heredó sus habilidades artísticas de uno de sus antepasados, que resultó ser un pintor aficionado en la corte del rey Víctor Amadeo II de Cerdeña (1666-1732) (“Ida ”1941). Por tanto, los orígenes familiares de Del Boca se entrelazaron con su dimensión artística. Una prueba más de esto la da una anécdota de su vida. Su abuelo Bernardo del Boca (1838-1916: su sobrino recibió su nombre), tras la muerte de su esposa, entabló una relación con una princesa húngara de la noble familia de Esterházy (cuyo nombre no pude encontrar). La princesa introdujo a (Bernardino) del Boca en el espiritismo y la teosofía, además de llevarlo con ella en varios viajes por Europa (del Boca 1986). Mientras estaba en Niza con la princesa, del Boca conoció a la segunda esposa del Jedive Abbas Helmi II de Egipto, la princesa Djavidan Hanem (de soltera May Torok von Szendro, 1877-1968), quien le sugirió que llevara un diario. Este evento jugó un papel crucial en la vida de del Boca, ya que escribir su diario representó su introducción a los “aspectos universales de la cultura humana” (del Boca 1986). Más específicamente, el tema de “buscar sus orígenes” involucró una dimensión tanto genealógica como espiritual. Este fue un componente crucial en su futura producción artística.

A pesar de su linaje noble, del Boca y su familia tuvieron que mudarse a Novara por problemas económicos en 1921. Para hacer frente a las necesidades económicas de la familia, la madre de Del Boca, Rosa, se hizo cargo del restaurante y cafetería del local. cine, llamado Faraggiana. En Novara, del Boca también recibió su primera educación: tenía excelentes habilidades en el dibujo, pero no sobresalía en otras materias (Giudici 2017). Sin embargo, la trayectoria educativa de Del Boca fue más allá de lo común cuando, en 1932, tuvo la oportunidad de estudiar en un reconocido internado internacional, el Institut Le Rosey, en Lausana (Suiza). Lo que llevó a Del Boca a Suiza fue un hecho inesperado: un joven estadounidense que conocía. relacionado con la familia aristócrata Kent, se cayó de un caballo durante una sesión de equitación. Dado que ya se habían pagado las tasas del instituto del joven estadounidense, mientras no podía trasladarse a Suiza, del Boca acudió ese año al Lerosey en su lugar (Giudici 2017). También fueron interesantes las amistades que del Boca hizo en Lerosey: su compañero de habitación fue Mohammad Reza Pahlavi (1919-1980), que luego se convirtió en el Sha de Irán, y del Boca también se hizo amigo íntimo del futuro monarca de Siam, Ananda Mahidol (1925). –1946).

A mediados de la década de 1930, del Boca ya había viajado a Holanda, Francia, Alemania y Suiza. Durante estos viajes, visitó, junto con la princesa, a varias personalidades que también estaban relacionadas con la Teosofía. Entre ellos, cabe mencionar el conocido de Jiddu Krishnamurti (1895-1986), quien impartió una serie de conferencias en Alpino y Stresa, en Piamonte, del 30 de junio al 9 de julio de 1933 (Krishnamurti 1934 del Boca 1991).

Además de su actitud entusiasta hacia los viajes y la exploración internacionales (rasgo que caracterizó a fondo su personalidad y producción), del Boca estaba ansioso por desarrollar su potencial artístico. Anotó en su diario (el 20 de mayo de 1935), “mi mayor sueño es ingresar a la Academia Brera” (del Boca 1933-1935). Unas semanas más tarde, del Boca se matricularía en el Liceo artistico di Brera de Milán. En ese momento, este último compartía el mismo palacio (un antiguo colegio de los jesuitas) con la Academia de Bellas Artes de Brera (Accademia delle Belle Arti di Brera) y la Escuela de Artesanía y Arte Desnudo (Scuola degli Artefici). Ocurrió que los mismos profesores impartían clases tanto en la Academia como en la Escuela Superior de Arte (Giudici 2017) donde estudió del Boca. Entre los profesores de la Academia que influyeron en Del Boca, los nombres de los pintores Felice Casorati (1883-1963) y Achille Funi 1890-1972) merecen ser mencionados.

La estancia de Del Boca en Milán representó un paso más en el camino evolutivo de su dimensión artística y espiritual. Además de su formación artística, el punto de inflexión que caracterizó la vida de Boca en este período está ligado a un factor específico: su implicación en la Teosofía. En la década de 1930, del Boca mantuvo correspondencia constante con Tullio Castellani (1892-1977), quien era el secretario general de la rama teosófica italiana en ese momento. Cuando se mudó a Milán en 1935, del Boca ya le había pedido a Castellani que se uniera a la Sociedad Teosófica (del Boca 1937-1939). Sin embargo, su participación en la Sociedad se produjo gradualmente: su introducción a la doctrina teosófica había llegado a una edad muy temprana, y las primeras experiencias significativas de Del Boca dentro del medio teosófico ocurrirían a fines de la década de 1930.

En 1936, del Boca participó en el IV Congreso Mundial de la Sociedad Teosófica en Ginebra desempeñándose como secretario de la esposa de Tullio Castellani, Elena Castellani, condesa de Colbertaldo. Después de ese evento, Castellani sugirió que del Boca se pusiera en contacto con un artista que estaba activo principalmente en Milán en ese momento, Félix de Cavero (1908-1996). De Cavero también presidió uno de los principales grupos teosóficos de Milán, el “Gruppo d'Arte Spirituale” (Grupo de arte espiritual) (Girardi 2014). Del Boca y de Cavero pasaron todo su primer encuentro hablando de arte y técnicas de pintura (del Boca 1937-1939): de Cavero expresó su preferencia por las técnicas de acuarela, dadas sus características “espirituales”.

El 29 de abril de 1937, del Boca se unió oficialmente a la Sociedad Teosófica de Milán (Società Teosofica di Milano) ingresando en el Grupo de Arte Espiritual. Para el mismo grupo, del Boca compiló un “Manifesto d'Arte Spirituale” (“Manifiesto del Arte Espiritual”), que incluía siete puntos. Algunos de los puntos estuvieron dedicados a la mejora de la conducta espiritual de los miembros del Art Spiritual Group. Enumerar tres puntos significativos: “La independencia y la libertad individual son condiciones necesarias para toda producción artística” (no. 2), “Nadie es discípulo, nadie es maestro” (no. 4), “La autoría de las creaciones artísticas y las declaraciones deben conservarse absolutamente ”(n. 5) (del Boca 2004).

En noviembre de 1937, basado en el papel activo y el apoyo de Del Boca a la causa del Arte Espiritual, Castellani decidió promover una exposición de sus obras (del Boca 1937-1939). Si bien parece que no han sobrevivido rastros o documentos relacionados con este evento, una lista de cincuenta obras de arte da testimonio del logro de esta primera exposición en solitariobición de Bernardino del Boca. La exposición se llevó a cabo en el círculo cultural Gioventù Italiana del Littorio (la organización juvenil del régimen fascista) en enero de 1939, en Borgomanero, e incluyó una serie de óleos, acuarelas y obras de arte en tinta (Giudici 2017). Si bien la mayoría de las obras de arte expuestas eran paisajes, a principios de la década de 1940 la producción artística de Del Boca se centró específicamente en el retrato. A partir de sus primeras muestras de retratos, es posible discernir algunos rasgos peculiares que caracterizaron el arte de Boca.

La representación de sujetos religiosos, como en el caso de Virgen con el niño, [Imagen a la derecha] fue fuertemente influenciado por un uso “clasicista” de colores y formas. La representación de la Virgen María y el Niño Jesús no solo recordó las figuras femeninas de Piero della Francesca (1415ca. – 1492), sino que también evocó las reinterpretaciones del mismo tema por parte de los maestros de Del Boca en Milán, entre ellos Funi y Casorati. Además, la pintura tiene un rasgo más peculiar: el Niño Jesús sostiene un volumen donde se muestra la siguiente frase “El sufrimiento es permanente, oscuro y oscuro. Y tiene la naturaleza del infinito ". El pasaje fue tomado de La cierva blanca de Rylstone (1569) del poeta inglés William Wordsworth (1770-1850). La combinación del verso y la figura del Niño Jesús arroja una nueva perspectiva sobre el tema. El énfasis se pone en la dimensión tanatológica del grupo de elementos, más que en sus significados puramente religiosos. La figura del Niño Jesús tiene un doble sentido: nos recuerda la fugacidad de la vida, así como el estado de inocencia.

Estos dos rasgos (es decir, inocencia y fugacidad), junto con otros, más tarde desembocaron en un leitmotiv recurrente de la producción artística de Boca, también conocido como “candor arcaico” (Tappa 2017). Algunos personajes de las pinturas y dibujos de del Boca Eran una reminiscencia de las reinterpretaciones románticas y medievalistas. Los rasgos delicados y pálidos de la joven pareja de Tu y yo [Imagen a la derecha] revela el interés de Del Boca por los artistas de la Hermandad Prerrafaelita. Más específicamente, del Boca apreciaba mucho a Edward Burne-Jones (1833–1898), así como al pintor anterior Bernardino Luini (1482–1532). cuyo estilo “esencial y simplificado” expresaba la búsqueda de rasgos y valores primitivos en sus pinturas (Shield 1982).

Según del Boca, los rasgos estéticos y los rostros de los personajes de las obras de arte prerrafaelitas eran hasta cierto punto reveladores de la dimensión del alma. Por eso, del Boca reconoció en este estilo prerrafaelita una inclinación o rasgo espiritual. Incluso la combinación clásica de figuras y palabras esenciales, incluidas citas literarias en los dibujos a tinta de Del Boca, tenía un significado espiritual. Aunque tiene algunas similitudes con la forma en que el pintor prerrafaelita Dante Gabriel Rossetti (1828-1882) tomó prestadas frases de la producción de Dante Alighieri (1265-1321), el propósito de incluir citas en las obras de Del Boca fue diferente. En Tu y yo, del Boca incluyó una cita de un poema del folclorista estadounidense Charles Godfrey Leland (1824-1903), “Tú y yo aterrizamos en espíritu hace mil años, observamos cómo las olas se calentaban en la playa, fluían y refluían sin cesar, prometimos amar y siempre amor, hace mil años ". La referencia al sentimiento del amor (y su eternidad) en el poema y en la pintura no es un mero ejercicio estilístico, sino una expresión de la visión espiritual del artista. Del Boca canalizó el estilo prerrafaelita en la caracterización espiritual de los dos amantes (que es la expresión de su “franqueza arcaica”). Además, el poema de Leland es crucial para visualizar una dimensión espiritual de la obra de arte, tanto por su contenido como por su autor. Del Boca conocía la conexión de Leland con el esoterismo occidental y su influencia en el neopaganismo, a través de sus investigaciones sobre la brujería en Italia (Leland 1899). Por ello, el folclorista norteamericano fue incluido por del Boca en la lista de “pioneros” avalando una visión espiritual concreta.

Si bien del Boca desarrolló su visión espiritual del arte a lo largo de toda su vida, hay algunos pasos cruciales que deben destacarse. En su obra biográfica, La casa nel tramonto (1980), del Boca mencionó un sueño recurrente que tuvo. Se encontró en una habitación secreta en una casa misteriosa frente a una pintura velada. Una vez desvelada la pintura, descubrió que se trataba de un retrato de él mismo a los diecisiete años, rodeado de varios objetos y personajes. En Autoritratto con giovani [Imagen a la derecha], del Boca reprodujo el cuadro con el que soñaba. Una versión idealizada del artista a los diecisiete años está acompañada por dos jóvenes que simbolizan respectivamente la vida (el chico rubio) y la muerte (el chico de cabello oscuro). Frente a él, un reloj de arena (donde se incluyen la cabeza de Medusa y un Adán acurrucado), una llave y un libro abierto (donde cuatro fichas antiguas, una litografía de Cesare Beccaria Delitos y penas, y una larga cita de Ashley Montagu Los orígenes y el significado del amor se muestran) se encuentran en la mesa, y un paisaje de montaña y una estatua de Esculapio (ambos recordatorios de la mitología griega) se encuentran a sus espaldas. Este fue el único autorretrato que realizó el artista. La pintura fue altamente simbólica en todos sus aspectos. Según del Boca, los niños de entre trece y diecisiete años tienden a desarrollar temas cuyo valor evolutivo para su conciencia es único (del Boca 1980). Dada esta intuición de su perspectiva esotérica, tiene sentido asociar la dimensión figurativa del “candor arcaico” de los personajes de Del Boca a un rasgo iniciático. La llave simboliza la conexión entre dos dimensiones, la onírica y el más allá.

El resto de símbolos y elementos del cuadro están relacionados con dos temas principales: el amor y la belleza. La cita de la obra de Montagu (así como una pequeña figura pegada en el pecho de Del Boca, que representa el abrazo de Paolo y Francesca en la obra de Dante). Infierno) recuerda la naturaleza multifacética del amor. Las referencias a la mitología griega (es decir, el paisaje de las colinas y la estatua de Esculapio) aluden a una concepción clásica de la belleza. Durante toda su vida, del Boca estudió e investigó mitos de todo el mundo. Concluyó que el canon que subyace a la mitología clásica era limitado y anticuado, en comparación con otras visiones mito-simbólicas. Toda la concepción del arte espiritual de del Boca se centró en el “puro fuego de la belleza”. Aunque del Boca aprobó por completo el lema griego antiguo καλὸς κἀγαθός (“bello y bueno”), también percibió una limitación inherente a su fórmula clásica. Según del Boca “La belleza (con todas sus innumerables e inexpresables expresiones de armonía y elegancia) tiene el propósito, junto con la Verdad y la Bondad, de conducir al ser humano hacia el mundo invisible del Deva”(Del Boca 1986).

Aquí es donde la concepción del arte espiritual de Del Boca se cruzó con la doctrina teosófica. Esto no fue solo una mera declinación del lema teosófico “No hay religión más alta que la verdad”, sino una ilustración de cómo el artista desarrolló una forma peculiar de percibir y acercarse a la realidad divina por medio de su propia alma. Del Boca llamó a esta metodología “Psicotematica” (“Enfoque psicotemático”). Aunque del Boca desarrolló este enfoque original por sí mismo, teósofos como Annie Besant (1847-1933) y Laurence J. Bendit (1898-1974) no jugaron un papel menor en su concepción. Más concretamente, del Boca tradujo la obra de Bendit, Lo yoga della bellezza (The Yoga of Beauty 1969), y escribió un largo prefacio a su edición italiana. En esta introducción, del Boca afirmó que “el Yoga de la Belleza es la búsqueda consciente del Espíritu a través del desarrollo del camino del corazón” (Bendit 1975). También destacó que la concepción artística de la belleza no se limita a su factor hedonista / estético. La búsqueda original de Del Boca de sus orígenes se había transformado en una búsqueda teosófica de la "Verdad detrás del velo". Según del Boca, para alcanzar este logro espiritual (es decir, el desarrollo del camino del corazón) era necesaria una educación artística previa.

Una vez que del Boca se graduó en la Escuela de Arte de Brera en 1939, decidió matricularse en cursos académicos tanto de Paleontología y Antropología en Lausana (Suiza) como de Arquitectura en Milán. Lamentablemente, no se ha encontrado ningún registro de los estudios de Del Boca en este período. Por lo tanto, no se sabe cuánto tiempo y dónde exactamente asistió a la universidad. Sin embargo, tanto los estudios antropológicos como los arquitectónicos demostraron ser increíblemente útiles para Del Boca en su experiencia posterior alrededor del mundo. Mientras tanto, en Italia, el advenimiento del fascismo impuso serias restricciones a la sección italiana de la Sociedad Teosófica. En enero de 1939, el prefecto de Génova decretó la disolución de la Sociedad en Italia. Sin embargo, los miembros italianos de la Sociedad Teosófica continuaron operando clandestinamente. Aunque disfrazado de “Centro di Cultura Spirituale”, del Boca fundó en Novara el grupo Teosófico “Arundale” (Girardi 2014). En 1941, después de participar en un par de exposiciones, del Boca fue reclutado para su servicio militar en Verona primero y luego en Florencia. Allí conoció al teósofo italiano Edoardo Bresci (1916-1990), quien más tarde se convirtió en el editor de la mayoría de las obras de Del Boca.

En mayo de 1945, del Boca revivió el grupo teosófico “Arundale”. Al mismo tiempo, el coronel Aurelio Cariello fundó el grupo "Besant" en Novara. Estos dos grupos se fusionarían más tarde en el grupo "Besant-Arundale" en 1951, que del Boca presidiría de 1962 a 1989. En 2000, del Boca sería nombrado presidente de otro grupo teosófico, "Villaggio Verde".

El 27 de noviembre de 1946, del Boca partió de Italia rumbo a Siam. Primero se mudó a Singapur, luego a Bangkok. Se ganaba la vida como retratista, siendo uno de sus primeros retratos encargados de la hija del ministro de Justicia tailandés, Luang Dhamrong Navasvasti (del Boca 1986). Mientras tanto, el cónsul general italiano en Bangkok, Goffredo Bovo, fue informado de que del Boca podría servir como cónsul honorario de Italia en Singapur. Así, del Boca regresó a Singapur, donde inició su carrera diplomática honoraria. Allí, también trabajó como diseñador de interiores y retratista: interpretó a un destacado abogado y una de las “principales autoridades legales de Malasia”, Sir Roland Braddell (1880-1966). Además de Braddell y su esposa Estell, del Boca también se hizo amigo de la duquesa de Sutherland, Millicent Leveson-Gower (1867-1955), y del obispo de la Iglesia Católica Liberal de orientación teosófica, Sten Herman Philip von Krusenstierna (1909-1992). Decoró la oficina de British Overseas Airways Corporation en el Raffles Hotel. Mientras cumplía su servicio como cónsul, del Boca fue nombrado representante italiano de la Mesa Redonda Universitaria Mundial. Esta última era una red educativa (cuyos cursos y profesores estaban fuertemente influenciados por la Teosofía y, más tarde, las teorías de la Nueva Era) creada por John Howard Zitko (1911-2003) con otros miembros de un comité directivo en Tucson (Arizona) en 1947.

En el mismo período, la producción artística de Del Boca incluyó una técnica adicional, el collage. Durante su estancia en Singapur, tras haber viajado extensamente por todo el sudeste asiático (del Boca 1976), un episodio marcó otro punto de inflexión en su vida: el 21 de octubre, del Boca abandonó Singapur para unirse a los monjes del Templo de Han durante tres días. [Imagen a la derecha]. Según del Boca, el templo estaba ubicado en la misteriosa isla de Nawa Sangga (en el Archipiélago de Lingga), y allí recibió su segunda iniciación budista. La consecución de este paso iniciático implicó una serie de tareas de la vida, entre ellas "el servicio a todo aquel que lo necesite"; "La promoción de su arte en todo el mundo"; “La colección de objetos para cargarlos magnéticamente y ubicarlos alrededor del mundo como potenciales testigos de una nueva era” (del Boca 1985).

La iniciación en Nawa Sangga representó una nueva evolución deLa visión del arte espiritual de f del Boca. Del Boca proyectó un arquetipo en los niños y bailarines javaneses retratados en la serie de dibujos Dal tempio di Han [Imagen a la derecha]. Sus rasgos andróginos estaban conectados (además de un rasgo espiritual) a la adquisición de un "nuevo estado de conciencia". Según del Boca, esta conciencia espiritual era el camino principal hacia el puro fuego de la belleza (del Boca 1981). Del Boca creyó haber experimentado un acceso directo a esta dimensión oculta de la belleza, y este evento cambió radicalmente su vida y producción artística.

Durante su estadía de tres años en el Lejano Oriente, del Boca comenzó a experimentar algunos fenómenos visuales: apariciones repentinas de luces ultravioleta fueron la manifestación inmediata de energías ocultas. Del Boca llamó a estas energías “Zoit”, por el sonido que producían cada vez que aparecían (Fondazione Bernardino del Boca 2015). La materialización de estas energías se asoció con una especie de contacto telepático. Esta recepción extraordinaria de "información, contenidos y / o energías" estaba intrínsecamente relacionada con el enfoque psicotemático. Percibir una realidad oculta (cuyas características principales eran su omnipresencia y unidad) por medio de estas percepciones repentinas estaba estrictamente conectado a una nueva forma de conciencia. En otras palabras, el artista iniciado "consciente" (e instantáneamente) se dio cuenta de ser parte de una dimensión mayor. El flujo continuo de estas energías en la vida de Del Boca también influyó en su producción artística. El artista italiano redactó un símbolo lanceolado para indicar la presencia del Zoit.

Tanto en el dibujo con tinta china, Il Tao, y en la acuarela, Elementali e danzatore, es posible discernir la referencia al Zoit, aunque su función difiere entre los dos. En el dibujo, del Boca dibuja una amalgama de símbolos y rostros para establecer una conexión con el observador; en la acuarela, el artista organiza este vínculo entre la dimensión interior y exterior de la obra de arte. El uso de colores brillantes, junto con la introducción de los símbolos Zoit, define la manifestación del mundo espiritual. Por tanto, los elementales-bailarines de las pinturas muestran el enfoque psicotemático de Boca: los elementales son reales y palpables (en la visión espiritual del artista) así como las energías de Zoit.

Además, el interés de Del Boca por las mitologías mundiales lo llevó a seguir investigando una serie de “espíritus invisibles de la naturaleza”. Incluían las deidades Nat de la mitología de Myanmar, los espíritus Phi de Tailandia, Kami de Japón, Thien Tirong de Vietnam y muchas otras entidades del folclore de Camboya, las islas de Java, Siberia, etc. La representación de fantasmas, espíritus, deidades , y fetiches, como en el caso de Demone e feticci, involucró la concepción teosófica de del Boca: creía que, además de las grandes religiones, los cultos locales y las religiones primitivas también tenían acceso a la verdad universal. [Imagen a la derecha]

Del Boca viajó extensamente durante su estadía de tres años en el Lejano Oriente, y un sistema mitológico que influyó mucho en su producción y concepción artística fue el indio. Aunque sus viajes no jugaron un papel menor en la desarrollo de sus preferencias mitológicas, la razón principal por la que Del Boca consideraba que la mitología india era superior a otras estaba estrictamente relacionada con las declaraciones de Blavatsky en The Doctrina Secreta (1888) (del Boca 1981). Por tanto, la concepción teosófica de del Boca estructuró aún más el tema de su “búsqueda de los orígenes” en sus pinturas. Una de las principales características que caracterizaron su producción de finales de la década de 1940 fue una significativa horror vacui (miedo al vacío), [Imagen a la derecha] y cada espacio de sus obras de arte estaba lleno de figuras y símbolos. Este fue también un desarrollo adicional de la participación en “el mundo de la Deva”Que caracterizó la concepción del artista. En Coppia con pantheon induista es posible ver cómo el “candor arcaico” de la pareja no solo se refiere a un valor espiritual primordial, sino a una condición en la que todo el universo, que también incluye el espacio o dimensión entre la pintura y el observador, está poblado por dioses. .

En octubre de 1948, del Boca realizó dos grandes exposiciones individuales en el Raffles Hotel y la Universidad de Bangkok. Al año siguiente, realizó una exposición compartida con el artista y héroe de guerra naval Comandante Robin A. Kilroy en el Queen Victoria Memorial en Penang, Malesia. Junto con Kilroy, del Boca planeaba establecer un club de artistas internacional, que acogería también a artistas malayos y chinos.

En el mismo año, del Boca publicó su primera novela, Cara nocturna. Ningún ejemplar de la novela ha sobrevivido, pero parte de su contenido probablemente fluyó hacia su obra posterior. La lunga notte di Singapur (1952), donde del Boca contó la historia de un aristócrata homosexual que inicialmente se siente culpable por su orientación sexual pero finalmente la abraza. Del Boca ganó un concurso de escritura de novelas en Italia al presentar este texto, solo para que las autoridades locales prohibieran y confiscaran el volumen antes de su publicación oficial, supuestamente por su “contenido obsceno” (Giudice 2017).

Desde su estadía en Singapur, del Boca comenzó a abogar por los derechos sexuales y la liberación sexual. Consideraba que la sexualidad era una fuente de energía espiritual y, por lo tanto, respaldaba la liberación de la vida sexual (y su representación en el arte y la literatura) de cualquier forma de control social. Con este fin, mantuvo correspondencia con varios partidarios internacionales de la liberación sexual, incluido el jurista francés René Guyon (1876-1963) (cuyo texto Éros, ou la sexualité affranchie (1952) del Boca traducido posteriormente al italiano) y el sexólogo estadounidense Alfred C. Kinsey (1894-1956). En el mismo año, Del Boca también participó en el primer Congreso Internacional por la Igualdad Sexual (ICSE) en Amsterdam, y se convirtió en el representante italiano de la red que lo había organizado. También publicó varios artículos en la revista Scienza e sessualità, que fue dirigida por el artista anarquista Luigi Pepe Díaz (1909-1970).

Antes de salir de Singapur en noviembre de 1948, del Boca colaboró ​​en un proyecto arquitectónico y recibió el encargo de pintar doce paneles zodiacales para el sobrino del empresario chino Aw Boon Haw (1882-1954). Desafortunadamente, del Boca tuvo que vender y dejar en Singapur la mayor parte de su producción antes de su regreso, porque habría sido demasiado caro traer sus obras de arte. Por lo tanto, después de fundar la Asociación Internacional de Artistas en Singapur y completar un fresco para el Convento de San Antonio, del Boca salió de Singapur a bordo del barco peonía el 19 de noviembre. De regreso a Italia (aterrizó en Génova el 20 de diciembre), del Boca también se detuvo en Adyar, donde visitó la sede general de la Sociedad Teosófica [Imagen a la derecha] y se reunió con su presidente, Curuppumullage Jinarajadasa ( 1875-1953).

También mantuvo correspondencia constante con otro presidente de la Sociedad Teosófica, John BS Coats (1906-1979) (Fondazione Bernardino del Boca 2015). Los lugares que visitó del Boca no jugaron un papel menor en su producción artística. La producción de paisajes y mapas, que también estuvo relacionada con el aporte de Del Boca al campo antropológico, involucró la espiritualidad del artista.concepción, también. El "significado espiritual" de Pianta del Quartier Generale della Società Teosofica ad Adyar estaba relacionado con la implicación personal de del Boca en la Sociedad Teosófica, mientras Paesaggio psicotematico [Imagen de la derecha] mostró otra característica espiritual: un enfoque "psicotemático" subyacente a la estructura y concepción de la pintura. El paisaje ofrecía algunos elementos familiares en la vida de del Boca (como el campanario de Novara a la izquierda) en una visión onírica, donde un puente en primer plano servía como rasgo de unión entre la naturaleza y el pueblo.

Si por un lado la metáfora visual del puente —para la que, según del Boca, se inspiró en el teósofo y artista ruso Nicholas Roerich (1874-1947) —introducía un rasgo iniciático en el paisaje, el resto del cuadro implicó una visión específica. Según del Boca, “el artista debe crear en la quinta dimensión”, es decir, la dimensión del alma. Este último existe más allá del tiempo y el espacio, del futuro y del pasado. Por tanto, el artista debe sumergirse en el “continuo-infinito-presente”(“ Presente-continuo-sin fin ”), para operar en el nivel artístico-espiritual. Se podría decir que el enfoque psicotemático impregna toda la producción de del Boca: desde la creación de mapas etnográficos hasta la pintura de paisajes, la “visión del alma” representó un paso previo necesario. Aunque recibió varias críticas por esta visión heterodoxa, del Boca intentó integrar el enfoque psicotemático en disciplinas académicas, incluida la antropología. Estrictamente relacionado con eso, del Boca redactó un manual de antropología para estudiantes universitarios, Storia dell'antropologia (1961), en el que trató de introducir algunas consideraciones teosóficas del primer y segundo volumen de Blavatsky Doctrina Secreta.

Así, el diálogo entre arte y antropología no era infrecuente en la producción de Del Boca. A su regreso a Italia, del Boca realizó una exposición en el Broletto di Novara, donde se documentaron sus impresiones sobre el contexto del sudeste asiático, el recorrido por Singapur, Siam (Myanmar en la actualidad), Tailandia, Malasia, Vietnam e India. tanto por sus obras de arte como por sus letras. En 1959, Del Boca participó en una misión económica y comercial a África Occidental como representante del Instituto Nacional de Investigaciones Geográficas y Estudios Cartográficos (Istituto Nazionale per le ricerche geografiche e gli studi cartografici). A raíz de esta experiencia, Del Boca diseñó varios mapas cartográficos para la enciclopedia del mismo instituto, Imago Mundi, y contribuyó a la Atlas del Instituto Geográfico De Agostini.

En la década de 1960, además de su actividad docente, del Boca contribuyó a varias obras enciclopédicas y continuó su labor como antropólogo. Se convirtió en miembro de la Asociación Antropológica Estadounidense, la Academia de Ciencias de Nueva York y la Liga Internacional de Derechos Humanos. Dio conferencias y visitó regularmente varios grupos teosóficos en Italia (incluidos los de Milán, Biella, Turín, Vicenza y Novara). También continuó viajando a Asia. Durante uno de estos viajes, logró, gracias a la mediación de Jinarajadasa y el decano de la Universidad de Poona, conocer a Osho Rajneesh (también conocido como Chandra Mohan Jain, 1931-1990).

En 1970, del Boca fundó la revista L'Età dell'Acquario - Rivista Sperimentale del Nuovo Piano di Coscienza. El periódico fue lanzado por del Boca y Edoardo Bresci, quienes, en el mismo año, también establecieron una editorial del mismo nombre (es decir, L'Età dell'Acquario) para imprimir la revista y publicar otros trabajos de del Boca. Como se desprende del título de la publicación periódica, el propósito de L'Età dell'Acquario fue preparar a la humanidad para el advenimiento de la Era de Acuario. Según la versión de la teoría de Del Boca y Bresci, cada 2,155 años, la humanidad entra en una nueva era de evolución espiritual. Según del Boca, la humanidad estaba a punto de ver el fin de la “Era de los Piscis” y entrar en la nueva Era de Acuario. La fecha precisa se identificó con el año 1975 (del Boca 1975). El simbolismo de los ciclos macrohistóricos (que de hecho se aplicó al revés dentro de esta secuencia, dado que, sobre una base astrológica, el signo zodiacal de Piscis debería de hecho seguir al de Acuario [Hanegraaff 1996]) impregnaba toda la Nueva Era. fenómeno y se caracterizó en muchos casos por una división maniquea. La Era de Piscis estuvo connotada por una atmósfera oscura, rasgos oscuros y morbosos, y un estado global de ignorancia espiritual, mientras que la Era de Acuario estuvo animada por un entusiasmo y optimismo muy auspiciosos sobre los desarrollos futuros.

Aunque la fase pisciana a menudo se asociaba con el dominio de la concepción judeocristiana (la iglesia primitiva había adoptado el pez como símbolo de Cristo), el cristianismo en su conjunto (y su simbolismo relacionado) estaba lejos de ser connotado negativamente por del Boca. De hecho, el fenómeno de la Nueva Era (que en su naturaleza y formas heterogéneas estaba lejos de estar definido de manera distintiva) estuvo fuertemente influenciado por especulaciones teosóficas. La interpretación cristiana de la doctrina teosófica de Alice A. Bailey (1880-1949) jugó un papel significativo en algunas de las ramas / grupos que germinaron del movimiento más amplio de la Nueva Era (Hanegraaff 1996). Dentro de esta concepción macrohistórica de ciclos recurrentes, el advenimiento o regreso de una edad de oro no estuvo asociado con la venida de un Mesías, sino que se refirió al establecimiento de una nueva raza espiritual de la humanidad. Además de las referencias a la teoría de Blavatsky de las razas raíz (donde los míticos y primitivos lemurianos podrían estar asociados con los futuros Acuarianos), la concepción de Del Boca de una humanidad libre del “miedo, el egoísmo, la ignorancia y el dolor” se asoció estrictamente con el surgimiento de nuevas formas de conciencia.

La principal vía para que los humanos accedan a esta nueva dimensión, creía del Boca, es el enfoque psicotemático. Entre aquellos pensadores cuyo trabajo y vida se caracterizaron por una visión de Acuario, del Boca incluyó a “Charles Fort, Georges Ivanovitch Gurdjieff, Pierre Teilhard de Chardin, George Oshawa, Herman A. von Keyserling, Albert Schweitzer, Wilhelm Reich, Nicholas Roerich, René Guyon , Ian Fearn, Jiddu Krishnamurti, Alan Watts, etc. " (del Boca 1975). En su Guida internazionale dell'Età dell'Acquario, del Boca ofreció una colección de cientos de nombres (y direcciones) de asociaciones caracterizadas por una concepción “acuariana”. En la lista de asociaciones se incluyeron la Sociedad Teosófica y las ramas teosóficas menores (que también involucraron a aquellas inspiradas por Krishnamurti), organizaciones espiritistas, nuevos movimientos religiosos, grupos ocultistas y esotéricos, asociaciones de yoga y astrología, y también movimientos utópicos.

Entre los rasgos que caracterizaron a los “promotores activos” de la visión de Acuario, del Boca incluyó la “salud mental”. Este requisito puede parecer bastante obvio, pero aplicado a la producción artística de Del Boca, muestra que un nombre destaca entre otros por su influencia en este artista italiano, Georges Ivanovitch Gurdjieff (1866-1949). Este filósofo greco-armenio sostuvo (por mediación de su alumno Peter D. Ouspensky (1878-1947)) que la única forma de producción artística auténtica era el "arte objetivo". Esto último implicaba una implicación consciente del artista, que no debía atenerse a su dimensión mental, sino a la del alma. Por lo tanto, según Gurdjieff, toda forma pura de arte y todos los aspectos relacionados con su génesis son "premeditados y definidos" (Ouspensky 1971). Para establecer este conjunto de circunstancias para la creación artística, la dimensión mental debe mantenerse bajo control.

Según del Boca, el principal factor relevante para la creación de una obra de arte objetiva está ligado al “presente continuo-interminable”. Para crear, el artista debe operar en la quinta dimensión, donde el futuro y el pasado están suspendidos. La condición preliminar para la génesis de una obra de arte genuina (espiritual) es el enfoque absoluto del artista en el presente inmediato. Este requisito está estrictamente relacionado con el surgimiento de una nueva forma de conciencia. En la producción de Del Boca, el tema de un siguiente nivel de conciencia está simbolizado por el carruaje [Imagen a la derecha]. Como se puede discernir en la pintura La carrozza, metafora dell'uomo, el carruaje es una metáfora de la situación espiritual-existencial del ser humano moderno: el pasajero representa el alma, el conductor del carruaje representa la mente. En la pintura, el conductor está personificado por un personaje tanatológico, la Parca. La metáfora ejemplifica cómo la vida de los humanos está a merced de la locura de la mente, así como dónde se encuentra la auténtica fuente de la conciencia. Del Boca también recurrió a la “Alegoría del carro” de Platón para explicar cómo el artista-auriga tuvo que lidiar con fuerzas opuestas: un caballo (es decir, la mente) conduce el carro en una dirección, el otro caballo (es decir, el alma) dirige en otra parte.

Según del Boca, todos los que reconoció como partidarios de la visión de Acuario se involucraron en un respaldo activo del nuevo nivel de conciencia. Entre ellos, del Boca también incluyó a un artista cuyos poemas y pinturas visionarios influyeron profundamente en su propia obra, a saber, William Blake (1757-1827). Según del Boca, una visión de Acuario subyace en toda la producción de este artista inglés. Aunque su obra había sido comparada por la crítica con la de Blake (Mandel 1967), del Boca temía “reflejarse” en las pinturas del maestro inglés (del Boca 1976). La principal diferencia entre del Boca y Blake radica en el diferente propósito de sus visiones. Mientras que en las vívidas, pesadillas y proféticas pinturas de Blake es posible encontrar el resultado extremo de una búsqueda espiritual, se suponía que los personajes pintados por del Boca tomarían un papel activo en el nuevo plan de conciencia.

De ahí su representación de Sviatovida (que es la transliteración italiana de Световид) [Imagen a la derecha], un antiguo dios de los pueblos eslavos, en el que del Boca llenó todo el espacio no con el gigantesco cuerpo de la deidad, sino con todos los personajes y eventos divinos que caracterizaron al historia espiritual de la humanidad hasta el advenimiento de la Era de Acuario. Según del Boca, conoció a esta figura mitológica gracias a su encuentro con un misterioso ruso en Bangkok. El ruso obsequió a Del Boca una ilustración (que luego se incluyó en La dimensione umana (1988)) del dios pagano de cuatro cabezas Sviatovida, arrancado de un volumen del siglo XVIII (del Boca 1988).

Todos los aspectos del arte espiritual de del Boca fluyeron en la pintura de Sviatovida: la densa presencia de lo divino (horror vacui), los rostros y formas idealizados de los personajes retratados (candor arcaico) y la introducción de varias entidades mitológico-religiosas son todas patrones de una "representación psicotemática". Además de la referencia explícita a Blake's Newton (1805) en el lado izquierdo de la obra de arte, el espeso simbolismo de la pintura crea un panteón peculiar y único de la era de Piscis: la diosa india Kali sosteniendo la cabeza de Ganesh, Buda, una pareja con ideogramas chinos, Vishnu, el pájaro -el dios Garuda, el caballo alado Pegaso y muchas otras figuras semidesnudas giran en torno al dios que gobierna armoniosamente el universo. En la cintura del dios eslavo, el dios egipcio Horus sostiene a un joven en sus brazos, mientras que debajo, entre las piernas de Sviatovida, el becerro de oro domina la parte inferior del cuadro. Cada aspecto y sección de la obra de arte fue seleccionado con precisión para mostrar la idea de un orden evolutivo espiritual. Esta representación de Sviatovida se utilizó como portada del primer número de L'età dell'acquario.

La visión y el diario de Acuario de Del Boca abordó las necesidades espirituales de las generaciones más jóvenes (en la década de 1970), así como los movimientos contraculturales. Así, además de su actividad como profesor de bachillerato y sus varios viajes a Asia, del Boca fundó el Centro Aquarius (Centro dell'Acquario) en Milán, donde impartió regularmente conferencias y acogió diversas iniciativas sobre astrología, abordaje psicotemático, técnicas de collage, etc. Publicó varios libros con la editorial que fundó con Bresci, y editó la revista L'età dell'acquario, hasta sus últimos días.

Sin embargo, la búsqueda del nuevo plan de conciencia no se limitó al nivel editorial. En la década de 1980, del Boca comenzó a recaudar fondos para la creación de una comunidad modelo que pudiera cumplir con la visión de Acuario. El Villaggio Verde era el tipo de comunidad que del Boca siempre había querido promover, y en 1983 se colocó la primera piedra del primer “Pueblo Verde” en San Germano di Cavallirio, cerca de Novara (en Piamonte). En la mente de Del Boca, esta pretendía ser la primera comunidad de una larga serie. Sin embargo, debido a una serie de circunstancias, esta siguió siendo la única comunidad de Acuario que Del Boca pudo establecer. Del Boca se mudó allí con otros residentes y siguió vendiendo sus pinturas para apoyar económicamente a la comunidad. Dio conferencias cada quince días y realizó talleres de técnica de collage. El 9 de diciembre de 2001, del Boca falleció en el hospital de Borgomanero, Novara (Italia).

IMAGENES **
** Todas las imágenes son enlaces que se pueden hacer clic para representaciones ampliadas.

Imagen # 1: Bernardino del Boca, Madonna con Bambino / Madonna y el niño (principios de la década de 1940).
Imagen # 2: Bernardino del Boca, Tu y yo (principios de la década de 1950).
Imagen # 3: Bernardino del Boca, Autoritratto con giovani / Autorretrato con hombres jóvenes (mediados de la década de 1970).
Imagen # 4: Bernardino del Boca, Dal tempio di Han / Desde el templo de Han (Décadas de 1950 a 1960).
Imagen # 5: Bernardino del Boca, Dal tempio di Han / Desde el templo de Han (Décadas de 1950 a 1960).
Imagen # 6: Bernardino del Boca, Pianta del Quartier Generale della Società Teosofica ad Adyar / Mapa de la Sede General de la Sociedad Teosófica en Adyar (1949).
Imagen # 7: Bernardino del Boca, Paesaggio psicotematico / Paisaje psicotemático (1974).
Imagen # 8: Bernardino del Boca, La carrozza, metafora dell'uomo / El carro, metáfora del hombre (1970)
Imagen # 9: Bernardino del Boca, Sviatovida (1970 ca.)

Referencias

Bendit, Laurence J. 1975. Lo yoga della bellezza, editado por Bernardino del Boca. Turín: Bresci editore.

Del Boca. Bernardino. 2004. Scritti giovanili. Editado por Giorgio Pisani y Maria Luisa Zanaria. Novara: Editrice Libreria Medusa.

Del Boca. Bernardino. 1991. “La Villa di Alpino sopra Stresa paloma Krishnamurti tenne i suoi discorsi dal 30 giugno al 9 luglio 1933.” L'età dell'acquario XXI 70: 7-10.

Del Boca, Bernardino. 1988. Il servizio. Turín: Bresci editore.

Del Boca, Bernardino. 1986. La casa nel tramonto. Il libro della psicotematica e del continuo-infinito-presente. Turín: Bresci editore.

Del Boca. Bernardino. 1985. Iniziazione alle strade alte. Turín: Bresci editore.

Del Boca, Bernardino. 1981. La dimensione della conoscenza. Dalla paleontologia all'esoterismo. Turín: Bresci editore.

Del Boca, Bernardino. 1976. Singapur-Milán-Kano. Gli ultimi sette anni di un'età. Turín: Bresci editore.

Del Boca, Bernardino. 1975. Guida internazionale dell'Età dell'Acquario. Turín: Bresci editore.

Del Boca, Bernardino. 1937–1939. Revista inédita. Archivos de la Fondazione Bernardino del Boca, San Germano Cavallirio.

Del Boca, Bernardino. 1933–1935. Revista inédita. Archivos de la Fondazione Bernardino del Boca, San Germano Cavallirio.

Fondazione Bernardino del Boca. 2017. Bernardino del Boca: 1919,2001, il fuoco sacro della bellezza. San Germano Cavallirio: Fondazione Bernardino del Boca.

Fondazione Bernardino del Boca. 2015. Bernardino del Boca e il nuovo umanesimo. Un pioniere del pensiero spirituale. San Germano Cavallirio: Fondazione Bernardino del Boca.

Girardi, Antonio, ed. 2014. La Società Teosofica. Storia, valore e realtà attuale. Vicenza: Edizioni Teosofiche Italiane.

Giudici, Lorella. 2017. “Alla bellezza. Immagini di un mondo paralelo ". Páginas. 27–44 pulg. Bernardino del Boca e il nuovo umanesimo. Un pioniere del pensiero spirituale. San Germano Cavallirio: Fondazione Bernardino del Boca.

Hanegraaff, Wouter. 1996. Religión de la Nueva Era y Cultura Occidental: El esoterismo en el espejo del pensamiento secular. Leiden: Brill.

"Ida". 1941. “Bernardino del Boca pittore novarese”. La Gazzetta del Lago Maggiore (Verbania), 20 de diciembre.

Krishnamurti, Jiddu. 1934. Discorsi ad Alpino e Stresa. Trieste: Artim.

Leland, Charles Godfrey. 1899. Aradia, o el evangelio de las brujas. Londres: David Nutt.

Mandel, Gabriele. 1967. La Peinture italienne, du Futurisme à nos jours. Milán: Istituto Europeo di Storia d'Arte.

Ouspensky, Peter D. 1971. En busca de lo milagroso. Nueva York: Random House.

Escudo, E. (pseud. De Del Boca, Bernardino). 1982. "L'anima della Fratellanza dei Pre-Raffaelliti". L'Età dell'Acquario, XI 22: 39–41.

Tappa, Marina. 2017. “Il simbolo, la vita e l'arte”. Páginas. 45,57 ” Bernardino del Boca e il nuovo umanesimo. Un pioniere del pensiero spirituale. San Germano Cavallirio: Fondazione Bernardino del Boca.

Tappa, Marina, ed. 2011. Sogni. Mostra di Bernardino del Boca, vicende e opere di un artista. San Germano Cavallirio: Fondazione Bernardino del Boca.

Fecha de publicación:
25 Junio 2021

Compartir