Elizabeth harper

Culto de los muertos (Nápoles)

CULTO DEL TIEMPO MUERTO

1274: El purgatorio fue aceptado formalmente como doctrina católica y fue definido por la Iglesia como “el lugar de purificación por el que pasan las almas en su camino al paraíso” en el segundo Concilio de Lyon.

1438-1443: El Concilio de Florencia añadió que "los sufragios de los fieles que aún vivían eran eficaces para aliviar [las almas del purgatorio] de tal castigo ..."

1563: En el Concilio de Trento se aprobó un decreto adicional sobre el purgatorio, que delimita las ideas aprobadas por la Iglesia sobre el purgatorio de “aquellas cosas que tienden a cierto tipo de curiosidad o superstición, o que tienen sabor a ganancias deshonestas”.

1476: El Papa Sixto IV confirmó que los vivos podrían ganar indulgencias para las almas del purgatorio, acortando así el tiempo de las almas individuales allí.

1616: Un grupo de nobles napolitanos fundó la Congrega di Purgatorio ad Arco, un grupo dedicado a enterrar a los pobres y rezar por sus almas en el purgatorio.

1620: San Roberto Belarmino enseñó que las almas en el purgatorio pueden ayudar a los vivos porque están más cerca de Dios que las personas en la Tierra; sin embargo, las almas en el purgatorio no pueden escuchar peticiones específicas de oración.

1638: La iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco fue terminada y consagrada. Debajo de la iglesia había un hipogeo que utiliza la Congrega di Purgatorio ad Arco para enterrar a los pobres de la ciudad.

1656-1658: La peste negra o peste bubónica (Yersinia pestis), devastó Nápoles, matando aproximadamente a la mitad de los habitantes de la ciudad. De los 150,000 muertos estimados, muchos fueron enterrados apresuradamente en pozos o cuevas de toba existentes sin marcadores.

1780: Sacerdote napolitano, San Alfonso María de 'Ligorio de Nápoles, construido sobre la enseñanza de San Roberto Belarmino sobre el purgatorio. Liguori enseñó que Dios da a conocer las oraciones de los vivos a las almas del purgatorio, lo que hizo posible que los muertos ayudaran a los vivos con asuntos específicos en la Tierra.

1837: Las víctimas de una epidemia de cólera en Nápoles fueron enterradas en las fosas comunes de la ciudad, incluido el cementerio de Fontanelle.

1872: El padre Gaetano Barbati clasificó y catalogó los huesos en el cementerio de Fontanelle con voluntarios de la ciudad, que rezaron por los muertos mientras completaban la obra.

1940-1944: Varias de las cuevas de toba utilizadas como cementerios sirvieron como refugios antiaéreos durante la Segunda Guerra Mundial, dando una nueva razón para que los vivos rezaran a las almas del purgatorio, que estaban representadas por los huesos enterrados allí.

1969: el arzobispo de Nápoles, Corrado Ursi, decretó que las "expresiones de culto dirigidas a los restos humanos" eran "arbitrarias, supersticiosas y, por tanto, inadmisibles".

1969: Se cierra el cementerio de Fontanelle y se suprime el Culto de los Muertos.

1980: El terremoto de Irpinia golpeó Nápoles, cerrando la iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco, suprimiendo efectivamente las actividades restantes del Culto de los Muertos.

Década de 1980 (finales): I Care Fontanelle se formó para dar recorridos y contrarrestar la "degradación" del cementerio de Fontanelle, tanto la estructura de la cueva como las actividades persistentes del Culto de los Muertos.

1992: La iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco fue reabierta después de terminados los trabajos de restauración.

2000-2004: Se llevaron a cabo más trabajos de restauración en el cementerio de Fontanelle.

2006: El cementerio de Fontenelle se reabrió de forma limitada.

2010: El cementerio de Fontenelle se reabrió a tiempo completo.

FUNDADOR / HISTORIA DEL GRUPO

Para sus seguidores, el culto napolitano de los muertos existe como parte de la fe católica. De hecho, los adherentes a menudo no identifican sus creencias religiosas como algo más que católico o utilizan la designación "Culto de los Muertos". Sin embargo, para la Iglesia Católica, el culto es herético y existe fuera de la fe. Las creencias fundamentales del culto pueden entenderse mejor como una mezcla de la doctrina católica sobre el purgatorio y la religión popular preexistente dentro del antiguo Reino de Nápoles (ahora el sur de Italia). En esta religión popular regional, el intento vivo de construir relaciones personales con las almas de los muertos. Ellos ven estas relaciones como una forma práctica de obtener milagros y mejorar la vida cotidiana.

Para entender cómo el Culto de los Muertos se aparta de las interacciones católicas con las almas de los muertos, primero se debe entender el concepto y el origen del purgatorio.

Como Jaques Le Goff esbozó en su libro seminal, El nacimiento del purgatorio, en los siglos XII y XIII, el concepto de lael más allá se volvió cada vez más específico debido a una serie de cambios culturales. Un cambio particularmente importante fue la evolución del concepto de justicia; Los castigos por delitos comenzaron a adaptarse a las circunstancias individuales. Este concepto eventualmente se extendió al más allá y el destino de una persona después de la muerte reflejó la magnitud de sus pecados. Esto se logró mediante la concepción de un tercer lugar, aparte del cielo y el infierno. Era un lugar temporal para el castigo y la expiación que se creía adyacente al infierno. Se creía que todas las almas estropeadas por el pecado iban allí durante un tiempo que correspondía al número y la gravedad de los pecados de un individuo antes de ser admitidos en el cielo. El lugar se llamó "purgatorio" [La imagen de la derecha es Fresco de las almas en el purgatorio], y el concepto fue aceptado formalmente como doctrina en 1274 en el segundo Concilio de Lyon.

En el siglo XV, la doctrina católica permitió que los vivos ganaran indulgencias para las almas que sufrían en el purgatorio, ya que previamente se habían ganado indulgencias para sí mismas. (Una indulgencia es una remisión o reducción del castigo temporal por el pecado, que se obtiene a través de ejercicios espirituales y actos de caridad.) Esto efectivamente extendió el poder del papa (quien otorgó estas indulgencias) del reino terrenal a la otra vida por primera vez. Por esta razón, el concepto de indulgencias para los muertos fue rápidamente adoptado por miembros de la élite del clero dispuestos a expandir el poder papal. Sin embargo, los laicos abrazaron esta nueva forma de caridad para los muertos por razones completamente diferentes.

En todo el Reino de Nápoles, el catolicismo popular ya operaba de una manera poco ortodoxa, a través de un sistema de oraciones tit-for-tat, a cambio de los favores divinos otorgados. Este catolicismo popular parecía ortodoxo para el clero, pero era heterodoxo enpráctica. Era un estilo de adoración individualista, basado en resultados, que coexistía con la creencia en la magia popular y la brujería, especialmente entre las clases más bajas. Los íconos específicos de la Virgen, así como las reliquias de los santos parecían ser venerados por los laicos de manera ortodoxa (orando con El icono o reliquia, no. a it) pero estas oraciones fueron, en la práctica, dichas a El icono o santo. A su vez, se esperaba que estas imágenes y objetos usaran sus poderes sobrenaturales para ayudar al venerador. Cuando se contestaron las oraciones, la persona que hizo la solicitud traería una muestra de gratitud, llamada ex voto al santuario donde se realizó la solicitud [Imagen a la derecha]. En el catolicismo ortodoxo, exvotos se ofrecen libremente en acción de gracias; sin embargo, en el catolicismo popular napolitano, estos dones establecen una relación única y recíproca entre el individuo y el objeto sagrado tangible (el icono o reliquia). A partir de este momento de reciprocidad, se esperaba que la relación fuera mutuamente beneficiosa y pudiera revertirse en cualquier momento si el objeto sagrado no se realiza o el venerador no expresa la gratitud apropiada.

Cuando la Iglesia Católica finalmente permitió que se dijeran oraciones en nombre de las almas del purgatorio, estas relaciones recíprocas, antes limitadas a los santos y la Virgen María, se expandieron para incluir a los muertos a pesar de que la Iglesia se mantuvo firme en que las almas en el purgatorio no tenían poderes sobrenaturales. Esta creencia disidente, de que las almas de los muertos corrientes tenían el poder de ayudar a los vivos, formó la base del Culto de los Muertos en el Reino de Nápoles. Teólogos y clérigos católicos prominentes como San Roberto Belarmino y San Alfonso María de 'Liguori intentaron expandir la relación ortodoxa con las almas en el purgatorio para incluir dirigir las oraciones directamente a ellas. La esperanza era incluir a los napolitanos herejes en lugar de condenar al ostracismo a los fieles en una región que históricamente había sido un bastión del papado. Sin embargo, estas medidas no lograron llevar completamente el concepto napolitano del purgatorio a la ortodoxia, ya que la lógica del purgatorio con su sistema aprobado de indulgencias encajaba perfectamente con la lógica existente del catolicismo popular.

El impacto del Culto de los Muertos en el catolicismo en Italia ha ido en aumento y se ha debilitado, pero su presencia a menudo ha sido más notable en tiempos de conflicto: específicamente entre las mujeres afectadas por enfermedades, desastres naturales o guerras que carecen de acceso al poder y los recursos dentro de la Iglesia Católica. Aunque el Culto de los Muertos está presente en todo el antiguo Reino de Nápoles, que abarca gran parte del sur de Italia hoy en día, se afianzó en la ciudad de Nápoles debido a su historia única de desastres a gran escala. Aquí es principalmente donde la presencia del culto todavía se puede sentir hoy.

DOCTRINAS / CREENCIAS

Mientras que la oración por las almas en el purgatorio existe dentro de la Iglesia Católica, hay dos diferencias principales que separan las creencias del Culto de los Muertos de las de la Iglesia. La primera es la relación recíproca entre los muertos y los vivos. católico La doctrina no permite a las almas del purgatorio el poder de otorgar favores a los vivos, ni cree que deban ser venerados como se veneraría a los santos oa la Virgen María. Para los católicos ortodoxos, la relación entre los vivos y las almas en el purgatorio es estrictamente unilateral y caritativa: las oraciones pronunciadas por los vivos tienen como objetivo acortar el tiempo de los muertos en el purgatorio sin esperar recompensa. En contraste, los miembros del Culto de los Muertos esperan que las almas del purgatorio escuchen sus oraciones y realicen cambios rápidamente en sus vidas. Este beneficio adicional explica la preocupación única por el purgatorio en Nápoles, desde el número inusualmente alto de cofradías dedicadas al cuidado y la oración por los muertos, como la Arciconfraternita dei Bianchi y la Congrega di Purgatorio ad Arco, hasta la práctica napolitana de construir santuarios para almas en el purgatorio en nichos en la calle, [Imagen a la derecha] a menudo con estatuillas de terracota de personas de pie en llamas y fotos de familiares fallecidos.

La segunda diferencia está en la distinción que hace el Culto de los Muertos entre los muertos conocidos y los desconocidos. En la Iglesia católica, las oraciones sobre almas en el purgatorio pueden ser específicas para una persona o para las almas en el purgatorio en general. Cualquiera de los dos se considera una forma caritativa de acortar el tiempo en el purgatorio para el propósito. Sin embargo, el Culto de los Muertos divide las almas en dos categorías: los muertos conocidos y los muertos desconocidos. Estos dos grupos son venerados de manera diferente y se cree que tienen dos destinos muy diferentes.

Las almas conocidas se dirigen en oración por su nombre. Se piensa que las oraciones que se les dice acortan el tiempo en el purgatorio, pero cuando se trata de una relación recíproca, se piensa que estas almas son menos poderosas y tienen menos probabilidades de otorgar milagros a su benefactor vivo.

Las almas desconocidas son más importantes para el Culto de los Muertos, y aquí el culto se aleja dramáticamente de la doctrina católica. losEl culto cree que las almas cuyos nombres permanecen desconocidos, típicamente personas que murieron en plagas, guerras o desastres naturales, están condenadas a una eternidad en el purgatorio. Estas almas están representadas por los huesos anónimos de las numerosas fosas comunes y cuevas funerarias de Nápoles que han sido sepultadas sin marcadores. [Imagen a la derecha]. Dentro del Culto de los Muertos, estas almas son veneradas colectivamente y se cree que son extremadamente poderosas cuando se trata de otorgar milagros a los vivos. Por este motivo, a menudo se conmemora a los muertos de forma colectiva, mediante el apilamiento y catalogación de sus huesos (como en el caso del cementerio de Fontanelle), construyendo iglesias sobre los lugares donde fueron enterrados (como en los casos de Santa Maria del Pianto y Santa Croce e Purgatorio al Mercato, que sustituyó a la columna conmemorativa de la peste original), o en la conservación de cuerpos anónimos dentro de la iglesia (como se exhiben en la Chiesa del Santissimo Crocifisso detta la Sciabica).

Dentro del culto, la relación entre los vivos y los muertos anónimos debe seguir siendo recíproca. Pero sin la posibilidad de liberar un alma del purgatorio, los vivos oran por refrisco por las almas desconocidas. Refrisco se cree que es un alivio temporal de los incendios del purgatorio, como una bebida fría en un día caluroso. Este concepto se ilustró en la imagen de la Virgen de las Gracias, una imagen popular de la Virgen María que expulsa la leche materna al purgatorio. Aunque todavía existen algunos ejemplos, esta imagen fue disminuida con éxito por la Iglesia durante la Contrarreforma debido a su sensualidad y asociación con opiniones populares pero heréticas sobre el purgatorio.

RITUALES / PRÁCTICAS

Como en sus creencias, en sus prácticas, el Culto de los Muertos comparte algunas coincidencias con el catolicismo. Estas co-prácticas incluyen decir las misas por los muertos y ganar indulgencias para las almas en el purgatorio a través de las oraciones y la penitencia (aunque el concepto de ganar refrisco para las almas desconocidas es estrictamente parte de la visión popular del purgatorio que abarca el Culto de los Muertos, en lugar de la doctrina católica oficial).

El ritual primario asociado con el Culto de los Muertos que no existe dentro de la Iglesia Católica es la adopción yveneración de restos humanos anónimos. Esto puede tomar varias formas. En el sentido más amplio, una ciudad entera puede adoptar un sitio de fosa común, como un cementerio de prisioneros, un pozo de plagas o un campo de alfarero y erigir un monumento donde la gente pueda venir a rezar a las almas y dejar ex votos. En otros casos, los restos anónimos específicos son adoptados por una comunidad y elevados a la categoría de santos populares, como en el caso de una momia apodada “Tío Vincent” [Imagen a la derecha] en la ciudad de Bonito.

Sin embargo, esta práctica de adopción y veneración está más estrechamente asociada con la ciudad de Nápoles y sus cuevas funerarias e hipogeos. Aquí es donde los miembros del Culto de los Muertos adoptan cráneos llamados "pezzentelle", que significa "pequeños pobres" en dialecto napolitano. Aunque la Iglesia la considera herética, esta práctica de solicitar un cráneo encontrado puede entenderse como una consecuencia lógica de la práctica católica de venerar las reliquias de los santos.

De hecho, las calaveras más famosas de Nápoles, como "Lucía la novia virgen" (que descansa en el hipogeo en Santa Maria delPurgatorio ad Arco), "Donna Concetta", [Imagen a la derecha] y "El Capitán" (ambos en el Cementerio de Fontanelle) son tratados como las reliquias de los santos, ya que se consideran propiedad de la comunidad y no pueden ser adoptadas por un individuo . Reciben oraciones y agradecimientos de muchas personas y recogen. exvotos, por las oraciones contestadas, tal como lo hacen los santos en los santuarios donde reposan sus reliquias.

Si bien estos famosos cráneos atraen la atención de devotos y turistas por igual, la veneración privada de cráneos es más típica dentro del Culto de los Muertos en Nápoles. Si bien no se desconoce en el catolicismo ortodoxo, la veneración privada de reliquias se ha desalentado con frecuencia, por temor a que se traduzca en idolatría o fetichismo, y casi siempre ocurre en el contexto de un individuo rico que guarda la reliquia de un santo en casa. En contraste, la veneración privada de reliquias dentro del Culto de los Muertos todavía ocurre en público, generalmente en un osario como el cementerio de Fontanelle o uno de los pequeños hipogeos que todavía están dispersos alrededor de Nápoles, como el de Santa Maria delle Anime al Purgatorio ad Arco.

El proceso comienza con la adopción. En algunos casos el cráneo es elegido por los fieles que le dedican oraciones, enciende velas,o puede colocarle una moneda [Imagen a la derecha]. En otros casos, la persona es adoptada por un cráneo particular que viene a vivir en un sueño para pedir veneración. Las comunicaciones entre los vivos y los muertos típicamente ocurren a través de los sueños y el alma anónima a menudo revela su nombre a los vivos de esta manera.

En las adopciones exitosas, el cráneo y su alma correspondiente en el purgatorio entran en una relación recíproca con el venerador vivo. La vida proporciona oraciones y refrisco para el alma en el purgatorio, y el alma responde viendo que las oraciones de la persona son contestadas. A menudo se dice que los cráneos adoptados curan la infertilidad u otros problemas de salud, proporcionan números ganadores de la lotería o resuelven problemas domésticos. Cuando los vivos reciben respuesta a sus oraciones, recompensan el cráneo con exvotos como rosarios, flores o pequeños refugios hechos de mármol, vidrio, plexiglás o madera. [Imagen a la derecha] Esto significa no solo proteger el cráneo, sino también enviar el mensaje a otros buscadores de favor de que este cráneo esno disponible para adopción. Los cráneos que no responden a las oraciones pueden ser despojados de sus dones y, a veces, abandonados de nuevo en favor de un cráneo con un alma más generosa. (Aunque este comportamiento vengativo no se limita al Culto de los Muertos en Nápoles, el busto del santo patrón más famoso de la ciudad, San Gennaro, fue arrojado al mar en 1799 por conceder traidoramente los deseos de un general francés ocupante).

Se cree que los seguidores napolitanos del Culto de los Muertos vienen con regalos para sus calaveras los lunes, especialmente en el cementerio de Fontanelle. Si bien esto puede haber sido cierto en el pasado cuando el culto era más activo, la evidencia contemporánea del Culto de los Muertos parece aparecer esporádicamente.

LIDERAZGO / ORGANIZACIÓN

Si bien hay funcionarios de la Iglesia que ciertamente han avanzado el concepto ortodoxo del purgatorio, particularmente en Nápoles, como San Alfonso María de 'Ligorio (quien fue el primero en teorizar que Dios podía hacer que los muertos conocieran las peticiones específicas de oración de los vivos) y el P. Gaetano Barbati, no existe un liderazgo u organización específicamente para el Culto de los Muertos. Las tradiciones se transmiten y, a menudo, se recurre a ellas durante tiempos de luchas y dificultades particulares.

Aunque los miembros de alto rango de la Iglesia Católica se han comprometido con el Culto Napolitano de los Muertos y se han dirigido a él, el culto en sí nunca ha tenido una estructura formal, ni siquiera un representante. Es simplemente un grupo de laicos que a menudo ven la estructura institucional existente de la Iglesia como propia, aunque sus prácticas relacionadas con el culto permanecen en conflicto.

CUESTIONES / DESAFÍOS

Hoy en día, el Culto de los Muertos es solo ligeramente activo y particularmente dentro de Nápoles, la evidencia de que a menudo es minimizada o atribuida aTuristas por locales con más puntos de vista ortodoxos. Si bien varios de los sitios de las fosas comunes y los cementerios de la confraternidad se han cerrado al público por completo, sitios como las catacumbas de San Gennaro y la iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco son ahora principalmente instituciones culturales controladas por el Consejo de Nápoles. Los visitantes deben pagar una tarifa de entrada y están restringidos a visitas guiadas para desalentar la participación en el culto. Si bien esto ha eliminado virtualmente los exvotos no deseados y el robo de huesos de las catacumbas y la hipogea, todavía se pueden encontrar rastros persistentes del culto en forma de exvotos, cartas y velas que quedan cerca de estos sitios, o en el caso de Santa Maria delle Anime. del Purgatorio ad Arco, cerca de la ventana rallada al hipogeo en la calle. [Imagen a la derecha].

El enfoque principal de las actividades de culto de hoy se centra en el cementerio de Fontanelle, donde no hay una tarifa de entrada y los guías turísticos no son actualmente obligatorios. El grupo comunitario, I Care Fontanelle, se formó en los 1980 en un intento por eliminar el robo y la reubicación de los huesos, así como para desalentar a las personas de erigir nuevos santuarios.y dejar artículos devocionales que pudieran dañar el sitio. A lo largo de los años, el grupo también ha abordado problemas estructurales en curso con la cueva de toba (más recientemente, un derrumbe que cerró el cementerio durante varios meses en 2011 y fugas de agua que persisten en la actualidad). Si bien el liderazgo de I Care Fontanelle ha abordado con éxito estos problemas apremiantes, la falta continua de fondos ha dejado los sistemas de iluminación y videovigilancia en mal estado. Sin estas salvaguardas, el Culto de los Muertos todavía funciona. Sus adeptos dejan rosarios, estampas, velas, billetes de lotería, monedas e incluso muñecos de plástico y figurillas religiosas para calaveras específicas; y de vez en cuando aparecen nuevos alojamientos para calaveras.

IMÁGENES

Imagen #1: Un fresco de almas en el purgatorio dentro de la Catacombe di Dan Gaudioso Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #2: Una ofrenda de una planta y una nota fuera de la Iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #3: un típico santuario callejero hecho a las almas en el purgatorio. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen # 4: Un callejón dedicado a la "higuera del purgatorio". Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen # 5: La momia anónima, apodada "Tío Vincent" o "Vincenzo Camuso". Se dice que es un "alma en el purgatorio" y fue adoptado por la ciudad de Bonito, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #6: Una de las famosas calaveras no adoptables del cementerio de Fontanelle, donna Concetta. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #7: Monedas colocadas en cráneos para iniciar una posible adopción, junto con un boleto de lotería. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #8: Un humilde refugio de cartón para un cráneo adoptado con ex votos en el Cementerio de Fontanelle. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #9: La ventana rallada al hipogeo en la Iglesia de Santa Maria delle Anime del Purgatorio ad Arco. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.
Imagen #10: Una selección de exvotos recientes dejados en la entrada del Cementerio de Fontanelle. Nápoles, Italia. Fotografía tomada y utilizada con el permiso de Elizabeth Harper.

Referencias

Ariès, Philippe. 1981. La hora de nuestra muerte: la historia clásica de las actitudes occidentales hacia la muerte durante los últimos mil años. Nueva York: Knopf.

Carroll, Michael P. 1996. Amenazas veladas: la lógica del catolicismo popular en Italia. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

Cenzi, Ivan y Carlo Vannini. 2015. Il Cimitero Delle Fontanelle Di Napoli: De Profundis. Traducido por Sally McCorry. Módena: Logos Edizioni.

Ehlert, Rebecca Lisabeth. 2007. “S. Maria del Pianto: pérdida, recuerdo y legado en la Nápoles del siglo XVII ". Tesis. Queen's University, Kingston, Ontario, Canadá. Accedido desde //Users/elizabethharper/Downloads/Ehlert_Rebecca_L_2000710_MA%20(1).pdf.

Goff, Jacques Le. 1984. El nacimiento del purgatorio. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

Koudounaris, Paul. 2011  EL IMPERIO DE LA MUERTE: Una historia cultural de los osarios y las casas de Charnel. Nueva York: Thames & Hudson.

Leeden, Michael A. 2009. "Death in Naples".  Primeras cosas, Agosto. Accedido desde http://www.firstthings.com/article/2009/08/death-in-naples en 26 marzo 2016.

Maria, Lombardi Satriani Luigi y Mariano Meligrana. 1982.  Il Ponte Di San Giacomo. Milano: Rizzoli.

Stratton, Margaret. 2010  Los vivos y los muertos: el culto napolitano de la calavera. Chicago: Center for American Places en Columbia College Chicago.

"Descubriendo los misterios de Nápoles". 2001.  Ciudad de nápoles, Mayo 17. Editado por Giuseppe Contino. Ciudad de Nápoles. Accedido desde http://www.comune.napoli.it/flex/cm/pages/ServeBLOB.php/L/EN/IDPagina/5645 2001 en 26 Mar. 2016.

"Me importa-fontanela". 2015. Me importa fontanela. Np, nd Accedido desde http://www.icare-fontanelle.it en 26 marzo 2016.

“Purgatorio Ad Arco”. Dakota del Norte Purgatorio Ad Arco. Santa Maria Delle Anime Del Purgatorio Ad Arco. Accedido desde http://www.purgatorioadarco.it/ en 26 marzo 2016.

Fecha de Publicación:
31 de Marzo 2016

 

Compartir