Comunidad de Verdadera Inspiración / Amana Society

COMUNIDAD DE VERDADERA INSPIRACIÓN / AMANA SOCIETY TIMELINE

1714: Los pietistas radicales Eberhard Ludwig Gruber y Johann Friedrich Rock establecieron la Comunidad de verdadera inspiración en Hessen, Alemania. El rock se inspiró divinamente; Gruber podía discernir la inspiración verdadera de la falsa.

1714-1716: Aparecieron otros siete instrumentos inspirados que el grupo aceptó, aunque solo Rock permaneció inspirado durante más de dos años.

1728: Muere Eberhard Ludwig Gruber.

1749: Johann Friedrich Rock murió y el liderazgo pasó a los Ancianos laicos.

1817-1819: Comenzó un "despertar" del grupo con tres nuevos instrumentos: Michael Krausert, Barbara Heinemann y Christian Metz.

1819: Krausert pierde la inspiración y abandona el grupo.

1823: Contra el consejo de los mayores, Heinemann se casa y pierde espontáneamente la inspiración, dejando a Metz como único instrumento.

Década de 1830: En respuesta a la persecución del grupo, Metz comenzó a reunir a algunos de los miembros dispersos en propiedades alquiladas en Alemania, donde iniciaron una vida más colectivista.

1843: Metz llevó a 700 miembros a los Estados Unidos, donde establecieron la Sociedad Ebenezer comunal en el norte del estado de Nueva York, cuya economía se basaba en la agricultura y la manufactura ligera.

1849: Barbara Heinemann Landmann recupera la inspiración.

1854-1861: La Comunidad trasladó a todos los miembros a Iowa, estableciendo la Sociedad Amana y continuando la vida comunitaria basada en la agricultura y la manufactura.

1860-1884: Se unieron miembros adicionales de Alemania y Suiza, y la población de Amana alcanzó un máximo de alrededor de 1,800 miembros a principios de la década de 1880.

1867: Christian Metz muere en Amana.

1883: Barbara Landmann muere en Amana y el liderazgo pasa a los Ancianos.

1923: Un incendio desastroso en el molino de lana y el molino de harina debilitó económicamente a la Sociedad.

1932: Los miembros de la comunidad votaron para abandonar el comunalismo y reorganizar la Sociedad como una sociedad anónima. La Sociedad de la Iglesia Amana se separó de las funciones comerciales de la comunidad.

1960: La Sociedad de la Iglesia Amana comenzó a ofrecer servicios religiosos en inglés y en alemán. Se inició el proceso de traducción de textos religiosos al inglés.

1960-1980: El turismo se convirtió en un factor importante en la economía de Amana.

1980-2000: Todos los servicios religiosos se cambiaron principalmente al inglés.

2014: Amana celebró el 300 aniversario de la fundación de la Comunidad de verdadera inspiración.

FUNDADOR / HISTORIA DEL GRUPO

El nombre "Amana Society" tiene dos referentes: (1) una sociedad comunitaria con base religiosa y sin fines de lucro que existió desde 1855 a 1932 en el centro-este de Iowa, a la que se hará referencia aquí como Amana Society (I), y (2), una organización sucesora, en la misma ubicación, estructurada como una sociedad anónima con fines de lucro sin dimensiones religiosas que ha existido desde 1932 hasta el presente, que se conocerá aquí como Amana Society (II). En 1932, las funciones religiosas de Amana Society (I) se separaron de las funciones de negocios y se incorporaron bajo un nuevo nombre, Amana Church Society. Además de confundir la historia, la Sociedad Amana (I) era esencialmente un nuevo nombre para una nueva ubicación de la Sociedad Ebenezer que existía cerca de Buffalo, Nueva York, desde 1843 a 1862, cuyos miembros comenzaron a trasladarse a Amana en 1855. Las raíces de la Sociedad Ebenezer, a su vez, se pueden remontar a 1714 en Hessen, Alemania, donde un grupo que finalmente tomó el nombre Die Gemeinde der wahren Inspiraciones (La Comunidad de Verdadera Inspiración) se separó de la organización patrocinada por el estado. Evangeliche Kirche (la Iglesia Luterana) bajo la influencia del pietismo radical. Esta historia de 300 años, vista por los residentes modernos de Amana como continua, aunque puntuada, no cae claramente en una sola etiqueta de grupo, lo que complica el esfuerzo por designar al fundador, las doctrinas, los rituales y la organización del grupo, que difieren en diferentes períodos en la historia del grupo.

La Comunidad de Verdadera Inspiración fue una de las muchas pequeñas sectas que aparecieron a principios del siglo XVIII bajo la influencia de las críticas pietistas de la iglesia del estado en Alemania. Sus fundadores, un ex ministro luterano (Eberhard Ludwig Gruber) y un fabricante de sillas de montar (Johann Friedrich Rock), eran originarios de Wuerttemberg, pero en 1707 se mudaron a Himbach, en Hessen, donde pudieron disfrutar de un mayor grado de libertad religiosa. A las inclinaciones liberales del conde de Ysenburg. Gruber y Rock eran separatistas que favorecían la adoración cristiana simple y directa sin los elementos de los rituales, el clero o la iglesia. Todo lo que necesitaban, creían, era humillarse ante Dios, orar fervientemente y estudiar la Biblia, solo o con otras personas piadosas.

Gruber y Rock pertenecían a una asamblea de oración naciente en Himbach del tipo conocido en los círculos separatistas como un "conventículo". Sus miembros se reunieron para orar juntos en los hogares de los demás, activados por ningún credo excepto por lo que se enseña en la Biblia. Aunque sincera, la asociación era frágil, interrumpida periódicamente por diferencias de opinión y animosidad personal que más de una vez causaron que Gruber y los demás se desesperaran por la posibilidad de una comunión espiritual significativa y sostenida.

En este contexto, a mediados de noviembre, 1714, llegó un pequeño grupo de seguidores de la doctrina del inspirismo. Una creencia en la inspiración (es decir, en la posibilidad de que los seres humanos puedan recibir comunicaciones divinas a través de la agencia del Espíritu Santo) surgió en formas ligeramente diferentes de vez en cuando en la historia europea. La variante que llegó a Gruber y sus vecinos parece haberse originado a finales del siglo xvn en la región francesa de Cevennes, donde los Camisards o los profetas franceses, creyentes en la inspiración, emprendieron una guerra infructuosa por la libertad religiosa contra la corona francesa después de la revocación de El Edicto de Nantes en 1685. Después de su derrota, un puñado de sus líderes inspirados huyeron a Inglaterra, donde influyeron en el cuáquero y luego al continente. Viajaron ampliamente, predicando con inspiración sobre el inminente milenio y prometiendo la redención para aquellos que practicaban una forma simple de piedad cristiana. Entre los tocados por su mensaje se encontraban tres hermanos de Sajonia, que en junio 1714 tomó la vida de profetas errantes y entregó advertencias inspiradas a quienes los escucharan. A mediados de octubre, los hermanos llegaron al área de Ysenburg, creando una sensación entre los separatistas y disidentes que se habían establecido allí.

Gruber y Rock al principio tenían dudas, pero cuando finalmente conocieron a los profetas, se ganaron a creer en la inspiración. Al día siguiente, 16 de noviembre de 1714, Gruber organizó la asamblea de oración que fundó la Comunidad de verdadera inspiración. En varios meses, ocho personas habían adquirido el don de la inspiración, incluido Rock, tres mujeres y otros cuatro hombres, entre ellos el hijo de Gruber, Johann Adam Gruber. Proclamado como instrumentos (instrumentos) de Dios, ellos también aceptaron el llamado a hacer proselitismo. Los instrumentos viajaron a través de Alemania y en Suiza, Bohemia y Silesia. Dondequiera que iban iban acompañados por escribas que grababan sus inspiradas palabras para diseminarlas a otros. Sus testimonios (Bezeugungen) contenía mensajes homiléticos y exhortatorios para "despertar" a las personas de su letargo espiritual. Se instó al público a dejar de lado sus caminos pecaminosos, dedicarse a hacer la voluntad de Dios y prepararse para el reino celestial obedeciendo las enseñanzas de las Escrituras. Se les dijo que podían prescindir de la iglesia organizada, la ejecución rutinaria de rituales y ministros injustos. Aquellos que sintieron la llamada de los instrumentos con más fuerza se unieron a la Comunidad de verdadera inspiración.

Aunque los instrumentos viajaron mucho, el área de Ysenburg y el cercano Principado de Wittgenstein siguieron siendo el centro de la vida inspiradora. La mayoría de las congregaciones y la mayoría de los miembros estaban allí. Incluso en estas áreas más tolerantes, sin embargo, los inspiracionistas fueron ocasionalmente acosados ​​por las autoridades, y en otros lugares los instrumentos enfrentaron encarcelamiento, azotes y multas por sus actividades y, junto con congregaciones enteras, fueron desterrados de algunas ciudades y distritos. Las persecuciones resultaron demasiado para algunos miembros, cuyo entusiasmo inicial fue sofocado por la realidad de los abusos que sufrieron a manos de clérigos celosos y ayuntamientos aprensivos. Aquellos que permanecieron fieles explicaron la “caída de la gracia” de los apóstatas como una falta de voluntad o sucumbir a las tentaciones de Satanás. Incluso los instrumentos experimentaron dudas sobre sí mismos o encontraron que las demandas de liderazgo que se les imponían eran demasiado grandes para soportarlas. Al final, todos apostataron salvo Rock.

Eberhard Ludwig Gruber y Johann Friedrich Rock se mantuvieron firmes, y fueron ellos, más que nadie, quienes sostuvieron a la Comunidad durante sus difíciles primeros años hasta un momento de relativa estabilidad para 1720. Mantenido por la vejez debido a los extensos viajes, Gruber siguió siendo el latido espiritual de la Comunidad hasta su muerte en 1728, con lo cual, en lo que respecta a Rock, cayó la tarea de avivar los fuegos de entusiasmo religioso que él y los otros instrumentos habían encendido. Durante este período, la Comunidad creció más lentamente que en los primeros años del despertar, porque había mucho que hacer simplemente para satisfacer las necesidades de las congregaciones existentes. Rock viajó entre ellos, exhortando a los miembros a llevar vidas puras y humildes, supervisando en lo posible su examen espiritual anual y haciendo proselitismo donde pudiera. En estos esfuerzos recibió la ayuda de muchos ancianos laicos dotados y capaces, y después de su muerte en 1749, continuaron en ausencia de instrumentos inspirados durante los siguientes cincuenta años. Para 1800, sin embargo, la Comunidad estaba claramente en decadencia. Quedaron algunas congregaciones vigorosas, pero la mayoría se había reducido a unas pocas familias, y unas pocas habían desaparecido por completo.

Providencialmente, dice la historia, en 1817 un joven buscador espiritual llamado Michael Krausert buscó una de las congregaciones inspiracionistas restantes en busca de una explicación para los curiosos conmociones espirituales que sentía. Dos de los ancianos de la congregación lo interrogaron de cerca y llegaron a la conclusión de que Krausert estaba experimentando manifestaciones de inspiración divina, sobre las cuales solo habían leído en los escritos de Gruber. Reconocieron a Krausert como un instrumento, un manto que él aceptó y, por lo tanto, iniciaron el período en la historia inspiradora conocido como el Despertar.

La inspiración de Krausert dividió a las congregaciones inspiracionistas restantes en dos. Ni los escépticos ni los que estaban dispuestos a aceptarlo habían sido testigos de la inspiración. Sus respectivas actitudes dependían más de la esperanza frente a la duda, o de su nivel de confianza en los dos mayores, que de las propias cualidades de Krausert, pero es seguro que sus inspirados pronunciamientos animaron a muchos miembros. En general, estos eran los miembros más jóvenes. Todavía no habían tenido tiempo de acostumbrarse demasiado a los viejos patrones, aún no habían tenido tiempo de instalarse serenamente en una vida religiosa poco exigente. Cuando fue necesario, se separaron de los escépticos, e incluso de sus padres, para establecer nuevas congregaciones.

El entusiasmo que despertó Krausert, como el generado por los tres hermanos de Sajonia un siglo antes, pronto produjo otros instrumentos. Barbara Heinemann era una sirvienta de cámara alsaciana analfabeta que, como Krausert, fue dirigida por conocidos a una congregación inspiradora después de experimentar visiones inexplicables. Llegó en 1818 y conoció a Krausert, quien profetizó que pronto quedaría completamente bajo la influencia del espíritu y hablaría con inspiración, lo que pronto sucedió. Luego vino un joven carpintero llamado Christian Metz, quien experimentó un despertar espiritual y fue invitado a viajar con Krausert y Heinemann para ayudar a reavivar el entusiasmo en las congregaciones. Heinemann profetizó la inspiración de Metz, y llegó, pero al principio solo como un breve parpadeo antes de ser sofocado por la disensión dentro de la nueva Comunidad.

En el verano de 1819, Krausert comenzó a cuestionar públicamente la inspiración de Heinemann y ella la suya. Metz decidió no tomar partido, sino suplicar a Dios en oración por una resolución. Se evitó un resultado potencialmente desastroso cuando Krausert reconoció que no estaba seguro de su inspiración, por lo que perdió el poder y se retiró de la comunidad. Luego, en 1822, Heinemann se enamoró y quiso casarse con otro miembro llamado Georg Landmann. Los ancianos se opusieron al partido; no era apropiado que un instrumento de Dios se casara. Heinemann aceptó durante un tiempo, pero en la primavera de 1823 su fuerza de voluntad flaqueó. Dejó de ser movida por el espíritu inspirador y se casó con Landmann; desterrada por los ancianos, no obstante se mantuvo fiel a la Comunidad y, junto a su marido, pronto fue readmitida. Afortunadamente para la Comunidad, el poder de inspiración de Metz regresó poco después de esto, y emergió como la figura central del Despertar. Como Rock en el siglo anterior, nunca se casó.

Metz continuó el proceso de ponerse en contacto con las antiguas congregaciones en Alemania, Suiza y Alsacia, y los miembros dispuestos a aceptar su liderazgo formaron nuevas congregaciones. (Casi sin excepción, las congregaciones que no aceptaron a los nuevos líderes pronto se disolvieron.) La mayor actividad de las congregaciones, y especialmente la predicación y el proselitismo de Metz, una vez más despertaron la atención desfavorable de las autoridades eclesiásticas y civiles, y la persecución comenzó de nuevo. En 1826, los inspiracionistas fueron expulsados ​​de Schwarzenau, en la provincia de Wittgenstein, uno de los centros originales del grupo. Bajo la presión de este incidente, Metz concibió un plan para reunir a los miembros perseguidos en varias propiedades en el Gran Ducado de Hessen-Darmstadt, religiosamente tolerante. Los inspiracionistas que se asentaron en estas propiedades fueron segregados de la sociedad en general en mayor grado que antes, y también eran económicamente más interdependientes. Muchos de ellos trabajaron en fábricas establecidas por comerciantes en la Comunidad bajo la dirección de Metz y los Ancianos. Los líderes organizaron oportunidades de trabajo para ellos y, en general, aumentó el nivel de participación en sus vidas.

En 1843, Metz y tres compañeros navegaron a la ciudad de Nueva York y comenzaron a buscar un lugar adecuado, comprando finalmente 5,000 acres de la antigua reserva indígena Seneca cerca de Buffalo, Nueva York. Casi 700 miembros de las propiedades y varias congregaciones se trasladaron durante el primer año, y otros siguieron según lo permitieran las circunstancias. Los inspiracionistas llamaron a su nuevo hogar Ebenezer, llamado así por una piedra erigida por el bíblico Samuel para marcar el final de los vagabundeos de su pueblo. La Comunidad se incorporó como una asociación religiosa bajo las leyes del Estado de Nueva York como "la Sociedad Ebenezer" y estableció cuatro aldeas. Unos años más tarde, mediante la adhesión de nuevos miembros, la Comunidad adquirió tierras en Canadá y allí se agregaron dos pequeñas aldeas.

Durante varios años, los inspiracionistas lucharon con la cuestión de cómo debería organizarse la vida económica de la Comunidad. ¿Era mejor implementar una versión del sistema utilizado en las fincas en Alemania, según el cual cada familia fuera financieramente independiente dentro de un contexto económico de empresas de propiedad cooperativa o incluso de propiedad privada? ¿O sería preferible vincular a los miembros aún más estrechamente eliminando los salarios y la propiedad privada a cambio de trabajo garantizado y seguridad desde la cuna hasta la tumba? Cada alternativa tenía características atractivas y cada una tenía sus defensores. Algunos miembros expresaron una fuerte oposición a la colectivización, pero Metz dejó en claro en varios testimonios inspirados que era la voluntad de Dios adoptar un sistema mediante el cual todas las propiedades, excepto las pequeñas posesiones personales, serían propiedad y se trabajarían en común.

Los inspiracionistas desarrollaron una base económica diversa y productiva en Ebenezer. Por 1847, habían despejado 3,000-4,000 acres detierra, plantó 25,000 árboles frutales, colocó millas de valla, plantó trigo, avena, maíz y cebada, y crió ganado, caballos, ovejas y cerdos. Para entonces también habían erigido un molino de lana (una elección lógica, ya que varios miembros habían operado un molino en Alemania), [Imagen a la derecha] cuatro aserraderos, un molino de harina, un molino de aceite, una imprenta de calicó y una curtiduría, todas las cuales eran fuentes de ingresos. En varias pequeñas tiendas los artesanos producían escobas, cestas, piezas de hojalata, herrajes, barriles, carros, muebles, zapatos, ropa y cerámica, principalmente para uso comunitario. Cada pueblo tenía una carnicería y una panadería. La Comunidad también cultivó uvas de las que se elaboraba una gran cantidad de vino, algunas para uso religioso pero la mayoría para el consumo diario, especialmente por los hombres. Los roles de las mujeres eran menos diversos, pero no menos importantes. Las mujeres plantaron y cuidaron los grandes huertos comunitarios de frijoles, guisantes, papas, repollo, pepinos y lechugas. Tejían y cosían ciertas prendas de vestir. Lo más significativo es que se encargaban de preparar y servir la comida, lo que hacían en varias cocinas y comedores comunes de cada aldea.

En 1849, Metz profetizó que Barbara Heinemann Landmann volvería a recibir el don de la inspiración. A la luz del estado de casado de Landmann, este fue un pronunciamiento sorprendente, no provocado por ninguna necesidad o cambio obvio. Pronto sucedió, y durante los siguientes veinte años, Landmann y Metz juntos impartieron los mensajes de Dios a la comunidad, aunque ella parece haber cedido a su "don superior". Después de la muerte de Metz, Landmann experimentó la resistencia de algunos de los Ancianos, pero nunca una rebelión total.

El éxito económico de Ebenezer se debió en parte a la proximidad de Buffalo y sus mercados, pero el crecimiento de la ciudad amenazaba con hundir a la Comunidad en un mar de mundanalidad. Además, como la población de Ebenezer aumentó a más de 1,000, principalmente debido a laAdemás de más miembros de Europa, los inspiracionistas necesitaban más tierras. Los altos precios de la tierra y los bulliciosos vecinos finalmente convencieron a Metz y los Ancianos de que se necesitaba otro movimiento para una región menos poblada. En 1854, una expedición exploratoria descubrió un lugar casi ideal. La nueva ubicación, a lo largo del río Iowa, a treinta kilómetros al oeste de la ciudad de Iowa, tenía excelentes tierras agrícolas, buenos recursos hídricos, abundante madera, arcilla para la fabricación de ladrillos y afloramientos de arenisca que podrían usarse en la construcción. La comunidad acordó comprar cerca de 18,000 acres de terrenos contiguos al gobierno y a propietarios privados, y a principios del año siguiente envió el primer partido de colonos. Limpiaron tierras, sembraron cultivos y organizaron la primera aldea en julio [Imagen a la derecha] aproximadamente tres cuartos de milla al norte del río. Se incorporaron como la Sociedad Amana, después de un nombre en la Canción de Salomón 4: 8, que básicamente reproduce el sistema económico sin fines de lucro que habían creado en Nueva York.

Durante los siguientes siete años, a medida que llegaban más miembros de Ebenezer y Alemania, los Inspiracionistas construyeron seis pueblos más ensu tierra: South Amana (1855) y Homestead (1861) en el lado sur del río Iowa; y en el lado norte, West Amana (1856), High Amana (1857), East Amana (1857) y Middle Amana (1862). [Imagen a la derecha] Las siete aldeas comprenden las Colonias Amana, que hasta 1932 fueron co-término con la Sociedad Amana. El entusiasmo religioso que había caracterizado a Ebenezer se trasladó a los primeros años de los inspiracionistas en Iowa. Enfrentaron desafíos, superaron dificultades y comenzaron a construir una comunidad duradera.

Christian Metz murió en 1867 a la edad de 72 años. Agotado por sus innumerables viajes por Europa y entre Ebenezer y Amana, nunca libre de preocupaciones por la “condición interna y externa” de la Comunidad, al menos vivió para ver cómodamente asentados a sus seguidores. en un lugar seguro donde pudieran resolver su destino colectivo con un mínimo de interferencia externa. Muy estimado por su liderazgo y amado por su paciencia y amabilidad, su muerte fue un golpe para los inspiracionistas. Varios cientos de miembros asistieron a su funeral en Amana, y cuando fue enterrado en elsimple cementerio de Amana [Imagen a la derecha] se le concedió una distinción singular: a su tumba se le asignaron dos de las parcelas de entierro habituales. Bajo el liderazgo espiritual de Landmann, la Sociedad concluyó su programa básico de construcción, la adquisición de tierras (hasta 26,000 acres, aproximadamente el tramo actual) y el reclutamiento de nuevos miembros de Europa. La Sociedad alcanzó su mayor tamaño de población y desarrolló una economía vigorosa.

La muerte de Landmann en 1883 resultó ser el "sello de la inspiración" en la Comunidad de verdadera inspiración. Solo quedaba un puñado de Ancianos desde el momento del Despertar, y en unos pocos años ellos también se habían ido. El gobierno de Amana luego recayó completamente en hombres más jóvenes que nunca habían conocido la Comunidad sin instrumentos. Eran un grupo notablemente capaz en todos los sentidos. Muchos de ellos habían alcanzado la madurez en Ebenezer y mostraron una profunda y constante dedicación al inspiracionismo. También eran hombres de negocios experimentados y competentes, y bajo su dirección, la Sociedad estaba libre de deudas y era económicamente sólida.

En 1883, la Sociedad Amana todavía estaba relativamente aislada del resto del mundo. La mayoría de los forasteros que llegaron a las Colonias eran hombres de negocios, con quienes los miembros corrientes tenían poco contacto, o granjeros vecinos, cuya forma de vida material difería poco de la de los inspiracionistas, y de hecho probablemente era inferior a la de ellos. La Comunidad se suscribió a varias publicaciones periódicas, pero en su mayor parte se trataba de publicaciones "sanas" en alemán "para la familia" o revistas técnicas. A los miembros no se les permitía salir de las Colonias sin permiso, una regla relativamente fácil de hacer cumplir porque los miembros no tenían dinero en efectivo y los medios de transporte de la Sociedad estaban bajo una estrecha supervisión. Los Ancianos se ocuparon de los problemas de las asignaciones de trabajo, comercializaron los productos de la Sociedad, guiaron a los miembros en la adoración y de manera rutinaria arremetieron contra las "diversiones mundanas".

Sin embargo, a medida que pasaba el siglo, el mundo exterior avanzaba cada vez más hacia las Colonias. Aparecieron catálogos de pedidos por correo de algunas de las empresas con las que la Sociedad hacía negocios. Llegaron turistas, primero uno y dos y luego en excursiones ferroviarias organizadas desde ciudades vecinas. Es una medida del conservadurismo de Amana que ya en 1890 impresionaba a los forasteros como pintorescos. Se ha estimado que 1,200 turistas al año visitaron Main Amana solo a principios del siglo XX (Shambaugh 1900: 1932). El automóvil hizo su aparición, no solo atrayendo a más turistas, sino también dando a los Amanans una nueva lección de movilidad personal. Luego vino la radio, el béisbol y el cabello corto. A los ancianos les resultó cada vez más difícil resistir la avalancha de la modernidad.

Al mismo tiempo que se sentían influencias externas en las Colonias, algunos miembros de la Comunidad comenzaron a incursionar en “el mundo” con más frecuencia. En su mayoría eran jóvenes, la tercera generación después de los líderes del Despertar. Sentían curiosidad por el exterior, curiosidad por saber qué podía comprar el dinero más allá de su esfera estrecha y bien protegida. Algunos estaban contentos con excursiones subrepticias a Cedar Rapids. Otros querían educación, más libertad o un trabajo remunerado, y sabían o sentían que sus opciones en la Comunidad eran limitadas. Muchos jóvenes abandonaron Amana y fue difícil para los Ancianos detenerlos. Regresaron de visita con sus propios automóviles y con regalos para sus parientes de la Colonia, lo que contribuyó a la penetración mundial de los límites de la Comunidad. Su partida también creó una escasez de mano de obra y, en particular, de jóvenes talentos.

Luego vino la Primera Guerra Mundial. La guerra trajo mayor prosperidad a las Colonias. Los altos precios agrícolas y un contrato gubernamental para las lanas compensaron con creces el cierre de la fábrica de calicó debido a la falta de colorantes. La Sociedad Amana tuvo sus tres años más rentables en 1918, 1919 y 1920. De maneras pequeñas pero notables, los miembros ordinarios se beneficiaron de esta riqueza. A cambio, el esfuerzo bélico exigió a muchos de los jóvenes de la Comunidad. Durante la Guerra Civil, la Sociedad había podido comprar "sustitutos" para sus reclutas, pero las leyes habían cambiado. Además, se trataba de una guerra contra los alemanes y se cuestionaba el patriotismo de los colonos. Veintisiete hombres Amana entraron en el ejército. La mayoría ingresó como objetores de conciencia y sirvió en el cuerpo de intendencia. Dos murieron de influenza en Camp Pike; el resto vio algo del mundo y regresó a casa con la creciente convicción de que la vida en la Colonia había quedado anticuada.

Ya socavado por el creciente contacto entre la Comunidad y el exterior, el sistema Inspirationist recibió algunos golpes económicos discordantes en los 1920. El auge económico de los tiempos de guerra dio paso a una crisis de posguerra cuando la recesión golpeó la granja.economía y el fondo del mercado de las lanas. Aunque los tintes volvieron a estar disponibles, los talleres de estampados de calicó nunca volvieron a abrir, víctimas de los cambios de moda en la ropa. La Sociedad pasó de una ganancia neta de $ 7,000 en 1922 a un déficit de $ 73,000 en 1923, y registró pérdidas en cada uno de los siguientes nueve años. En 1923, un desastroso incendio arrasó el molino de lana [Imagen a la derecha]. La falta de seguro (“que se haga la voluntad de Dios”) ejerció una enorme presión sobre los recursos de la Sociedad para reconstruirla. La escasez de mano de obra y los crecientes costos asociados con la mano de obra contratada contribuyeron aún más a la insolvencia de la Sociedad. Para empeorar las cosas, el egoísmo y el resentimiento comenzaron a manifestarse en algunos miembros, y la simulación y la deshonestidad se hicieron más comunes.

Un sentimiento de cambio comenzó a crecer en la Comunidad. Aunque algunos de los Ancianos de segunda generación restantes, y ahora ancianos, se opusieron, la idea se apoderó de que el sistema comunal ya no era viable y tendría que ser abandonado si la Sociedad Amana quería evitar la bancarrota. En 1931, se eligió un comité para estudiar las posibles alternativas. Recomendó reorientar los negocios de la Sociedad a lo largo de líneas de búsqueda de beneficios y crear una sociedad anónima, con miembros de la antigua Sociedad Amana convirtiéndose en accionistas y empleados asalariados de la nueva.

Sociedad Amana. La nueva corporación continuaría pagando los gastos médicos y dentales de los miembros, pero se interrumpirían las cocinas comunitarias y otros aspectos de la economía comunal. Después de meses de reuniones y deliberaciones, los miembros votaron [Imagen a la derecha] a favor de la propuesta del comité, y el 1 de junio de 1932 entró en vigor el “Gran Cambio” de Amana, y la Sociedad de maná (I) se convirtió en la Sociedad Amana (II ).

Hay al menos tres formas de ver la Reorganización de Amana de 1932. Se puede ver la Comunidad de verdadera inspiración original como una asociación puramente religiosa a la que, en 1843, se unió un sistema socioeconómico y de la cual ese sistema socioeconómico se desconectó. en 1932, devolviendo a la Comunidad su carácter sectario original. Alternativamente, uno puede ver los cambios de 1843 (mudarse a América y adoptar el comunalismo) como necesarios para sostener la asociación religiosa frente a la persecución y la vida en una tierra nueva y extraña, y la Reorganización de 1932 como una señal de la desaparición de esa asociación. el fin de una comunidad definida principalmente por la religión. O uno puede ver los cambios de ambos 1843 y 1932 ayudaron a sostener a una comunidad de personas que querían permanecer juntas, incluso si eso significaba cambios significativos tanto en su iglesia como en su economía.

De hecho, no es necesario elegir entre estas tres alternativas. Cada uno es verdadero o, más bien, cada uno tiene elementos de verdad en él. El sistema teocrático de Amana fracasó en 1932, pero la fe religiosa de los inspiracionistas sobrevive dentro de la Sociedad de la Iglesia Amana. El sistema comunal también fracasó en 1932, pero la economía de Amana continúa en una forma organizativa diferente, y todavía se basa en la agricultura y la manufactura (con el turismo como una adición significativa en años más recientes).

Desde 1932, la mayor parte de la energía y la creatividad de las Colonias Amana se ha dedicado al negocio. A raíz de la Reorganización, la Sociedad Amana (II) rediseñó su sistema contable, cerró varios negocios antiguos y no rentables (que se habían mantenido para la conveniencia de los miembros), fusionó las dos fábricas de lana y liberó a la mayoría de los trabajadores contratados. El afán de lucro proporcionó a la Sociedad un incentivo para concentrarse en empresas lucrativas y desarrollar otras nuevas con potencial de crecimiento. Las granjas siguieron siendo rentables siguiendo las principales tendencias de la agricultura de Iowa, produciendo principalmente maíz, soja, ganado de carne y (hasta hace poco) cerdos. Dos de las carnicerías de la Sociedad Amana (I) continuaron operando, vendiendo inicialmente a miembros pero cada vez más a turistas. El punto de venta minorista de la fábrica de lana se amplió para aprovechar el creciente comercio turístico, y las ebanisterías, que antes suministraban muebles a los miembros de la Sociedad Amana (I), se fusionaron en un único negocio minorista de fabricación de muebles. La innovación más importante fue el desarrollo de una moderna fábrica para la fabricación de congeladores y refrigeradores. Esta empresa tuvo tanto éxito (una de las razones fue un contrato con el gobierno durante la Segunda Guerra Mundial) que la Sociedad Amana (II) temió que llegaría a dominar otras empresas corporativas y la vendió a inversores privados externos. Amana Refrigeration, Inc., que a lo largo del tiempo ha tenido una serie de propietarios corporativos, más recientemente Whirlpool, continúa operando hoy en Middle Amana y emplea una gran fuerza laboral.

Después de la reorganización, aparecieron numerosas empresas privadas en Amana, prácticamente todas ellas dirigidas a turistas. Los primeros eran restaurantes y bodegas, comerciando con la reputación de las antiguas Colonias de buena y abundante comida y vino. El turismo aumentó sustancialmente a partir de mediados de la década de 1960 debido a la finalización de la cercana Interestatal 80 y la designación de las Colonias Amana como Monumento Histórico Nacional, lo que generó una amplia variedad de tiendas que venden artesanías, antigüedades, ropa y alimentos especiales. así como numerosos B & Bs y hoteles. Aunque el turismo, como otros sectores, ha ido en aumento, hoy en día más de setenta empresas operan en las Colonias Amana, solo un puñado de propiedad de la Sociedad Amana (II).

La prosperidad tanto de la Sociedad Amana (II) como del sector privado de la Colonia ha significado un aumento rápido y bastante dramático en el nivel de vida de prácticamente todos los residentes. No hay pobreza ni desempleo de los que hablar en Amana. The Amana Colonies apoya una excelente escuela K-12 con excelentes instalaciones (consolidada hace veinte años con la escuela en una ciudad cercana), así como una comunidad de jubilados de primera clase y un hogar de ancianos. En términos de comodidades y comodidades materiales, Amana es tan moderna como cualquier pequeña ciudad de Estados Unidos. Sin embargo, una desafortunada similitud en el nombre todavía atrae a algunos turistas que esperan encontrar caballos y carritos Amish.

Inevitablemente, la modernización de Amana ha tenido un precio. Muchos edificios de la era comunal han sido demolidos o remodelados ampliamente, y gran parte de la nueva construcción residencial parece típicamente estadounidense. Muchos de los jóvenes de Amana han ido a la universidad, se han casado con forasteros y se han mudado. Otros se han asentado en las Colonias con nuevas ideas y cónyuges externos, diluyendo el dominio de la tradición. El surgimiento de un sector económico orientado al turismo implicó otros cambios, entre los que destaca un cambio dramático de la introversión social y cultural a la idea de que "Amana da la bienvenida al mundo", como proclamó un cartel turístico hace unos años. Y el mundo ha llegado. Los turistas invaden los pueblos, especialmente durante el verano (hace varios años, el Consejo de Turismo de Amana contaba con un millón de visitantes al año), disipando cualquier vestigio del aire bucólico que una vez caracterizó a las Colonias. La producción local no pudo seguir el ritmo de estos números, y mucho de lo que está a la venta en Amana hoy se produce fuera de las Colonias.

Ya en la década de 1960, cada vez más amanans estaban notando estas tendencias, que comenzaron a expresar su preocupación por la erosión del patrimonio de la comunidad. Afortunadamente, la prosperidad de Amana les permitió poner en práctica sus palabras. A mediados de la década de 1970, se estaba realizando un esfuerzo concertado para preservar lo que quedaba del pasado de Amana y recuperar algunas de las tradiciones que habían comenzado a desaparecer. El Museo Amana Heritage, inaugurado en 1968, es un depósito de la cultura material de la era comunal (especialmente) y un archivo de registros, fotografías y reminiscencias orales grabadas del pasado de la Comunidad. La Fundación de Preservación Amana se formó en 1979, dedicada a la preservación y restauración de edificios de la era comunal. El Gremio de Artistas de Amana patrocina programas de instrucción en artesanías del pasado, incluida la fabricación de cestas y hojalatería, así como en artes contemporáneas. Muchos residentes y forasteros de Amana se han beneficiado de estos programas y se está produciendo un resurgimiento de la artesanía. En 1982, los residentes de la colonia aprobaron la creación de un distrito de uso de la tierra de las colonias de Amana. Su junta directiva tiene el poder de formular y hacer cumplir las políticas que rigen los patrones de uso de la tierra y los estilos de arquitectura con el objetivo de preservar el carácter histórico de las aldeas.

La mayoría de estas tendencias iniciadas en los 1960 han continuado hasta el presente, pero Amana también ha sido testigo de la inevitable erosión de la memoria viva de la era comunitaria, ya que aquellos que habían llegado a la edad adulta antes de la Reorganización de 1932 ahora han pasado de la escena. De hecho, la Sociedad Amana (II) ahora existe desde hace más tiempo que la Sociedad Amana comunitaria (I).

En sus 300 años de historia, la Comunidad hoy llamada Amana ha experimentado varias transformaciones importantes. Ha sido un movimiento religioso, una secta, una asociación cooperativa, una sociedad comunal y una sociedad anónima. Dos veces ha estado al borde del colapso y en ambas ocasiones se ha revitalizado. Ha enfrentado la persecución y la ha escapado; más recientemente, se ha enfrentado a la perspectiva de una aculturación completa y la ha resistido. Fue la cuarta sociedad comunal más longeva de Estados Unidos cuando se reorganizó en 1932, y los descendientes aún conservan el recuerdo de esos tiempos. La religión de Amana ha sobrevivido, pero estrictamente hablando, la Comunidad de Inspiración Verdadera no. El crecimiento de la economía de Amana, y especialmente del turismo, ha otorgado a la Comunidad una prosperidad que a la vez amenaza el pasado y patrocina los esfuerzos por preservarlo.

DOCTRINAS / CREENCIAS

Un mensaje inspirado especialmente importante para la Comunidad de la Verdadera Inspiración, pronunciado por Johann Adam Gruber en 1716, se denominó "Veinticuatro reglas para la verdadera piedad". Contenía pautas sobre las interacciones de los miembros entre sí, con la "gente del mundo" y con los miembros potenciales. También abordó el papel de las familias en la comunidad y de los ancianos laicos designados por inspiración para dirigir cada reunión (congregación). Advirtió contra la ritualización de la adoración, enfatizando que la fe solo podía vivir en una comunión sincera con Dios y con los demás miembros de la comunidad y no a través de la realización del ritual. Finalmente, se anunció a sí misma como la base del pacto entre los miembros y entre la Comunidad y Dios, llamando a los miembros a prometer las reglas establecidas con una afirmación verbal y un apretón de manos. Durante los años de 300, la comunidad ha respetado esta declaración de fe, y los miembros de la iglesia aún renuevan el pacto a través de una promesa.

Eberhard Ludwig Gruber, el padre de Johann Adam, nunca se inspiró, pero con su formación teológica y su largo compromiso con el separatismo se convirtió en el portavoz de los inspiracionistas. Escribió varios tratados sobre el fenómeno de la inspiración, informes sobre los primeros años del grupo y folletos que describen otros elementos de la fe del grupo. En 1715, escribió “Veintiuna reglas para el examen de nuestra vida diaria”, una guía práctica para los inspiradores sobre cómo comportarse en el mundo. También se desempeñó como "Supervisor de la Werkzeuge, ”Dotado de una habilidad especial para distinguir la verdadera inspiración (de Dios) de la falsa inspiración (de Satanás). Los inspiracionistas hicieron hincapié en esta diferencia, ya que entraron en contacto con varios putativos instrumentos a quienes creían estar inspirados falsamente. Una prueba importante de la inspiración "verdadera" es que no contradice nada en la Biblia.

Aunque se consideraban cristianos devotos con una fe firmemente arraigada en las Escrituras, los inspiracionistas adoptaron varios artículos de doctrina que los distinguían de la mayoría de los protestantes alemanes en el momento de su fundación. Lo primordial entre estos, por supuesto, era la creencia en la inspiración. Otras distinciones involucraron su rechazo de creencias y prácticas comunes. Por ejemplo, no practicaron el bautismo de infantes ni el bautismo con agua en ningún momento de la vida, citando especialmente a 1 Cor. 1: 17; ROM. 2: 28-29; John 3: 5 y Titus 3: 5 como justificación. Se negaron a jurar, considerándola una forma de blasfemia. Se negaron al servicio militar por motivos religiosos. Se negaron a apoyar a la Iglesia estatal o a enviar a sus hijos a escuelas estatales. No tenían un clero ordenado, sino más bien ancianos laicos. En este punto, cabe destacar que aunque solo los hombres podrían servir como Ancianos, Werkzeuge, quienes eran "elegidos por Dios", a menudo eran mujeres, otra característica distintiva en ese momento.

Además, creían que el milenio era inminente y prestaron especial atención al libro bíblico de Apocalipsis. Anticipándose a ese evento, aparentemente aceptaron el principio de separación de género, aunque la evidencia de su práctica es más clara solo después de que se mudaron a Estados Unidos y establecieron comunidades con todas las funciones, donde hombres y mujeres fueron separados en la iglesia, en el trabajo y en comidas comunales. Alentaron (pero no exigieron) el celibato, tomando la iniciativa en esto de la carta de Pablo a los corintios, aunque es posible rastrear una influencia hasta la noción del místico alemán Jakob Boehme de un Adán andrógino original y la idea de que la sexualidad es un manifestación de separación de Dios. La cohorte de miembros nacidos en Ebenezer, Nueva York, en las décadas de 1840 y 1850, un período de intenso entusiasmo religioso en la Comunidad, tuvo una tasa de celibato de por vida del cuarenta por ciento, una de las tasas más altas de celibato voluntario jamás documentadas (Andelson 1985). .

Otras creencias religiosas se manifestaron en el carácter físico de las iglesias y cementerios de Amana. (Desafortunadamente, poco se sabe de su culto o espacio de entierro en Europa). Tanto los exteriores como los interiores de los edificios de las iglesias eran simples, sin iconografía ni simbolismo de ningún tipo. Para los servicios de adoración, los miembros se sentaron en bancos de pino lisos, los hombres en una mitad de la iglesia y las mujeres en la otra, los miembros más jóvenes se sentaron más cerca del frente de la sala (donde los ancianos se sentaron frente a la congregación), el más antiguo en la parte posterior de la habitación. Esta falta de énfasis de la unidad familiar se trasladó a los cementerios, donde los miembros fueron enterrados por orden de muerte en lugar de parcelas familiares, debajo de lápidas uniformes que llevan solo su nombre y fechas de nacimiento y muerte (o fecha de muerte y edad) (Andelson de próxima aparición). Estos espacios sagrados proclamaron claramente las virtudes de la simplicidad y la igualdad ante Dios. Apoyando esto, mensajes centrales de la Werkzeuges ' Los testimonios trataron sobre la importancia de la humildad, la abnegación y la piedad.

La fuerza o prominencia de estas diversas creencias y artículos de fe ha variado a lo largo del tiempo. Como se señaló anteriormente, la separación de género probablemente se enfatizó más una vez que los inspiradores establecieron un orden comunal en Estados Unidos. Terminó después de la Reorganización de 1932 en las cocinas comunales (que fueron disueltas) y en los lugares de trabajo, aunque persistió en la iglesia hasta hace poco. En otra desviación de la tradición, la iglesia ha aceptado mujeres ancianas desde la década de 1990. El milenialismo fue mucho más pronunciado entre los inspiracionistas en el siglo XVIII que en el XIX, y prácticamente desapareció del discurso religioso de la Comunidad en el siglo XX. Varias otras creencias también se han debilitado con el tiempo. El celibato se volvió poco común después de la mudanza a Iowa. La negativa a prestar juramento cedió después de 1932 y la creciente participación de Amana con la autoridad externa. El pacifismo, todavía importante durante la Primera Guerra Mundial, retrocedió en la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos Amanans sirvieron en combate. El rechazo a la educación patrocinada por el estado disminuyó después de que los inspiracionistas llegaron a Estados Unidos, aunque la comunidad operaba sus propias escuelas, aunque con maestros certificados por el estado, hasta la fusión con un distrito vecino en la década de 1990.

Por otro lado, quedan varios elementos de la doctrina y la práctica tradicionales. La Iglesia Amana todavía no practica el bautismo infantil o el bautismo en agua a ninguna edad. La Iglesia no tiene clero ordenado. Los edificios de las iglesias y los cementerios siguen siendo los mismos desde 1855, proclamando las virtudes de la sencillez y la igualdad ante Dios. Es difícil decir cómo se sienten hoy los miembros de la Iglesia Amana acerca de la inspiración. Los testimonios todavía son venerados como la Palabra de Dios y se leen en los servicios de la iglesia, aunque probablemente pocos miembros sienten que la inspiración podría volver a la Comunidad, aunque la razón que se da con mayor frecuencia (“nos hemos vuelto demasiado mundanos”) también podría haber sido antes del Despertar de 1817. La historia de Amana registra el caso de un joven del siglo XIX que a veces manifestaba los movimientos asociados con la inspiración, y los Ancianos esperaban que se sintiera inspirado, pero nunca sucedió. En la década de 1980, un hombre de Dinamarca visitó Amana afirmando ser el líder de una congregación de inspiradores daneses que remontaba su ascendencia a Gruber y Rock. Aquellos Amanans que se enteraron de su visita (sorprendentemente, muchos no lo hicieron) en su mayoría mostraron una cortés curiosidad, pero no más, y nunca salió nada del contacto. La inspiración no ha sido una presencia viva en Amana desde la muerte de Barbara Landmann en 1883, pero su lugar en la identidad de los miembros de la Iglesia Amana parece seguro.

RITUALES / PRÁCTICAS

Se sabe bastante poco sobre los rituales y prácticas religiosos de los inspiracionistas en el siglo XVIII y la primera parte del siglo XIX. Si bien tenemos un buen registro de los testimonios inspirados (que para ese período suman más de mil, incluida la ocasión en la que cada uno fue entregado y a quién, y una transcripción completa del contenido), estos no describen la naturaleza de la oración ordinaria. reuniones o los rituales que los inspiracionistas realizaban rutinariamente. Por lo tanto, la información que sigue se extrae principalmente del tiempo de la Comunidad en Amana, primero del período comunal y luego del período poscomunal.

En el Amana comunal (1855-1932), la Iglesia celebró once servicios de adoración regulares cada semana: domingo por la mañana y por la tarde, miércoles por la mañana, sábado por la mañana y servicios breves de oración todas las noches. Los servicios especiales se llevaron a cabo en las principales fiestas cristianas: Viernes Santo, los días de Semana Santa, Pascua, Día de la Ascensión, Pentecostés y Navidad. Pascua, Pentecostés y Navidad se celebraron como fiestas de dos días. Se observaba religiosamente el día de Año Nuevo. Los funerales ocasionaron un servicio religioso para familiares y amigos cercanos del difunto. Cada comida que se tomaba en las cocinas comunales era un acto religioso, se comía en silencio y comenzaba y terminaba con una oración. En conjunto, estos se suman a más de 1,000 ocasiones rituales de rutina al año en las vidas de los inspiracionistas durante el período comunal.

Además, los inspiracionistas practicaban cuatro servicios religiosos especiales. Los más sagrados de estos fueron Liebesmahl (Fiesta de amor, o comunión santa) y Bundesschliessung (Renovación del Pacto), cerrado a los no miembros y lleno de importantes símbolos sagrados. Sabemos por los registros de la Iglesia que los inspiracionistas celebraron servicios de la Sagrada Comunión en los primeros tres años de la historia de la Comunidad, pero luego, inexplicablemente, no de nuevo durante 120 años hasta 1837, luego regularmente después de eso durante noventa años, seguido de otra interrupción, y luego una reanudación. La Renovación de la Alianza, iniciada por Johann Adam Gruber en 1716, tampoco se regularizó hasta el siglo XIX. los Unterredung (El Examen Espiritual Anual), como los otros dos, comenzó en el siglo dieciocho, pero también pudo haberse regularizado solo en Ebenezer; era un ritual menos sagrado pero, sin embargo, importante en el que los Ancianos de cada aldea examinaban la obediencia y la posición espiritual de los miembros individuales. El examen espiritual anual no solo expresó la naturaleza teocrática de la comunidad, sino que también ayudó a regular el comportamiento. Finalmente, el Kinderlehre (Instrucción para jóvenes) fue un servicio anual especial diseñado para mejorar la piedad y la espiritualidad de los miembros jóvenes.

Para muchos de estos servicios de adoración, los miembros de cada aldea se reunieron como un solo grupo. Para otros, sin embargo, se dividieron en grados o rangos de acuerdo con los principios de edad y condición espiritual. Los miembros mayores y espiritualmente más avanzados estaban en el Erste Versammlung (Primera Congregación), los jóvenes más maduros “con buena formación cristiana” estaban en el Kinderversammlung (Congregación Juvenil), mientras que los niños pertenecían a la Kinderlehre (Escuela de Catecismo) (Scheuner 1977 [1884]: 53). En años posteriores, un Zweite Versammlung (Segunda Congregación) se añadió entre la Erste Versammlung y Kinderversammlung , pero no está claro cuándo se realizó este cambio. Normalmente, un miembro avanzaría con la edad y la madurez espiritual desde la Juventud hasta la Segunda Congregación, llegando a la última edad alrededor de los cuarenta años. Un anciano les instruiría cuándo moverse. Sin embargo, si una pareja casada quedara embarazada, tanto el esposo como la esposa fueron degradados a la Congregación Juvenil por un año como una señal de ceder a las "tentaciones de la carne". Al final del año, comenzarían a ascender en el clasifica de nuevo.

Se pueden señalar algunos otros detalles sobre los servicios de adoración de los inspiradores. Los Ancianos de la aldea se sentaron en bancos al frente de la cámara frente a la congregación, el Anciano presidente en una pequeña mesa en el centro. Hombres y mujeres entraron a la iglesia por puertas separadas y se sentaron en mitades separadas de la habitación. Las mujeres usaban gorra negra, pañuelo negro y delantal negro sobre sus vestidos de color oscuro, una tradición que se remonta al siglo XVIII; los hombres vestían trajes oscuros. Los miembros llevaron dos volúmenes con ellos a los servicios, la Biblia (con apócrifos) y el propio himnario de los inspiracionistas. Todo el canto fue a capella, dirigido por líderes de canciones masculinas y femeninas. Los instrumentos musicales no formaban parte de los servicios religiosos. Los servicios regulares incluyeron al menos un himno de apertura, una oración, una lectura de las Escrituras, una lectura de uno de los testimonios inspirados, un sermón del anciano presidente, recitación del Padre Nuestro, una oración de clausura y un himno de clausura.

Aunque las creencias religiosas centrales de los inspiracionistas permanecieron inalteradas en su esencia después de la reorganización de 1932, algunos de los rituales y prácticas cambiaron en ese momento. La Sociedad de la Iglesia Amana suspendió el Examen Espiritual Anual y el sistema de rangos, quizás la señal más clara de que el sistema teocrático de la Sociedad Amana (I) había terminado. El servicio de Instrucción Juvenil también cesó finalmente. El número de servicios religiosos regulares cada semana disminuyó gradualmente de once a solo uno, durante una hora aproximadamente el domingo por la mañana. En la década de 1960, la Iglesia comenzó a ofrecer servicios en inglés en respuesta a un número cada vez mayor de jóvenes que no aprendían alemán y algunos que no hablaban alemán se casaron con Amana y querían asistir a la Iglesia. Gradualmente, el inglés comenzó a abrirse camino también en los servicios de idioma alemán, y hoy todos los servicios están en inglés. A pesar de esto, el número de miembros de la iglesia ha disminuido gradualmente, como resultado de que algunos miembros se mudaron, otros dejaron la iglesia después de casarse con un extraño y asistieron a la iglesia en otro lugar, y una proporción creciente de la población de Amana se mudó desde el exterior sin conexión con la Iglesia. A medida que el número de miembros de la iglesia ha disminuido, también lo ha hecho el número de aldeas en las que se llevan a cabo los servicios, hasta hoy los servicios se llevan a cabo solo en la iglesia en Middle Amana, la más céntrica de las siete. La disminución en el número de servicios y el número de miembros también ha llevado a un descenso en el número de Ancianos. En el pico de población de Amana durante la era comunal, hasta ochenta o noventa Ancianos estaban activos al mismo tiempo. En 2015, el número de élderes era menos de diez, aunque la Iglesia espera reclutar más.

A pesar de estos cambios y la disminución numérica, la Sociedad de la Iglesia de Amana sigue siendo una institución vibrante, relevante y espiritualmente rica, y una parte importante de las colonias de Amana.

LIDERAZGO / ORGANIZACIÓN

Ya se ha dicho mucho sobre la naturaleza del liderazgo en la Sociedad Amana (I). Queda por agregar los detalles del sistema de gobierno. Los asuntos de la Sociedad en su conjunto estaban en manos de los Fideicomisarios o Gran Consejo de Ancianos (Grosser Bruderrath), cuyos miembros (uno de cada aldea y seis en general) eran elegidos por votación popular cada dos años. Antes de la votación, los Fideicomisarios presentaron una lista de candidatos, y todos los miembros votantes de la Sociedad (hombres mayores de veintiún años y mujeres solteras mayores de treinta y cinco) podían votar "sí" o "no" para cada uno. La lista generalmente estaba formada por los Fideicomisarios titulares, excepto cuando la muerte, enfermedad, incompetencia grave o una falla moral requirieron un nuevo candidato. No se presentaron candidatos de la oposición, por lo que los titulares casi siempre volvieron a sus cargos. Servir en el Gran Consejo normalmente requería al menos un grado de perspicacia comercial, ya que los Fideicomisarios tomaban todas las decisiones económicas importantes, así como las decisiones sobre el bienestar general de la Sociedad. No era raro que un Anciano más joven con capacidad empresarial demostrada fuera seleccionado sobre Ancianos mayores, y posiblemente más piadosos, que carecían de ella. El Gran Consejo eligió entre sus propios miembros a un presidente, vicepresidente, secretario y tesorero, todos los cuales desempeñaron un papel especial en la representación de la Sociedad Amana en sus tratos con el exterior. Los Fideicomisarios nombraron gerentes de los principales negocios de la Sociedad: las granjas, los molinos y los almacenes generales.

Los Fideicomisarios también nombraron Ancianos en cada uno de los pueblos para un Consejo local o de pueblo (Bruderrath). Aquí era común que la piedad se pesara más en la selección, ya que los Consejos de la aldea supervisaban la condición espiritual de los miembros en su aldea, además de tomar decisiones sobre asignaciones de vivienda, asignaciones de cocina y asignaciones de trabajo. Mientras que los Ancianos sirvieron en el Consejo local por gusto de los Fideicomisarios, normalmente también permanecieron en sus cargos por tiempo indefinido. El tamaño del Consejo local variaba según la población del pueblo. Estar en el Consejo local no se percibió como un paso en el camino hacia convertirse en Fideicomisario, aunque el Anciano de mayor antigüedad en cada aldea generalmente fue designado como el "Anciano principal".

Mientras que una Werkeug vivido, los ancianos fueron nombrados por inspiración; después de la muerte de Landmann, el Gran Consejo asumió la tarea de nombrarlos. Las principales responsabilidades de los Ancianos que no estaban en el Gran Consejo local o en el Gran Consejo eran dirigir los servicios de adoración, realizar servicios funerarios, oficiar bodas y, en general, estar atentos a los infractores de las reglas y las faltas de moralidad, que normalmente se reportarían. al Ayuntamiento. La piedad y una buena voz se consideraban cualidades importantes en un anciano.

Después de la Reorganización de 1932, los Consejos locales fueron descontinuados ya que la mayoría de sus responsabilidades terminaron bajo el nuevo sistema más individualista y corporativo. El Gran Consejo se transformó en la Junta de Directores de la Sociedad Amana (II), que ha seguido funcionando de formas que en general son similares al antiguo Gran Consejo, aunque con un enfoque más limitado en las operaciones comerciales y la propiedad de la Sociedad (la mayoría de los 26,000 acres originales). En la era comunal, todos los que vivían en las aldeas Amana, excepto los trabajadores contratados, eran considerados miembros de la Sociedad Amana (I). Desde la Reorganización, Amana Society (II) está en deuda solo con sus accionistas, no todos los cuales viven en las Colonias. Para la Sociedad de la Iglesia Amana se creó una nueva Junta de Fideicomisarios que supervisa los negocios de la iglesia y la propiedad de la iglesia (los edificios de la iglesia y los cementerios). La membresía en la Sociedad de la Iglesia Amana se superpone pero no coincide con la membresía en la Sociedad Amana (II). Además, un número considerable de los residentes de Amana hoy, quizás la mitad, no son miembros de la iglesia ni accionistas de la Sociedad Amana (II). Por lo tanto, el sistema de gobierno de Amana desde la Reorganización es más difuso, y las posibles identidades de las personas en Amana (residente, miembro de la Sociedad y miembro de la Iglesia) son separadas y distintas.

CUESTIONES / DESAFÍOS

Las Colonias Amana no pueden dejar de impresionar al visitante de hoy. La tierra es fértil, bien administrada y productiva, la economía diversa y próspera (y el desempleo es muy bajo), la gente enérgica, creativa y contenta. Estos son logros envidiables para una pequeña comunidad rural que ahora cumple 161 años. La Sociedad Amana (II) se encuentra en su octogésimo cuarto año de funcionamiento solvente; a esto sumamos los antecedentes corporativos de Amana y Ebenezer y contamos con un conjunto de negocios integrados que datan de hace 173 años. La Sociedad de la Iglesia Amana en 2014 celebró su 300 aniversario. En la medida en que la longevidad es una medida del éxito, Amana ha tenido éxito. A lo largo del tiempo, ha demostrado flexibilidad, resistencia y habilidad para la innovación.

Este juicio sobre el pasado de Amana parece seguro. ¿Cuál es el pronóstico para su futuro? Quizás la pregunta deba abordarse por separado para cada una de las tres identidades de Amana mencionadas anteriormente. Las Colonias Amana, las siete aldeas con su moderna mezcla de residentes, dependen del turismo para su continua prosperidad. El turismo depende de muchos factores, internos y externos. Sobre los externos, Amana no tiene control. Hasta ahora, los factores internos han dependido de la capacidad de Amanans para comercializar el pasado como una combinación de herencia étnica (alemana), un entorno de construcción distintivo y una tradición de calidad artesanal. (La era comunal de Amana se destaca en los museos, pero no ha sido una parte crucial del atractivo turístico en un sentido estricto). Parece probable que la primera de ellas continúe desvaneciéndose a medida que el carácter alemán de Amana se diluye con el tiempo. El entorno construido distintivo sin duda se ha reducido a medida que las estructuras más antiguas se deterioran y se derriban y se erigen otras nuevas en sus lugares. Sin embargo, muchos edificios antiguos permanecen y están siendo cuidados por la Sociedad y propietarios privados; el diseño distintivo de la aldea también persistirá. La tradición de la calidad artesanal es bastante sólida en Amana y se está beneficiando de un giro parcial hacia ella en el país en general.

El futuro de la Sociedad Amana (II) también depende de muchos factores más allá del control local. Sin embargo, el liderazgo parece ser capaz, está comprometido con la preservación histórica, y acaba de pasar por un período de cambio de marca para el marketing del siglo XXI que parece prometedor. Una pregunta importante se refiere al número de accionistas, que ha ido disminuyendo lenta pero constantemente durante cincuenta años. Algunas innovaciones han abordado parcialmente este problema en el pasado, pero pronto se necesitarán nuevas soluciones.

¿Y qué hay de la Iglesia, el fundamento de todo en Amana? En este caso, también será necesario abordar la disminución de las cifras. Queda por ver si abordar esto comprometerá aún más el legado de la Comunidad de verdadera inspiración, como ha sucedido de muchas maneras desde la Reorganización. Dado el notable historial de adaptación de Amana, los miembros actuales tienen esperanzas.

Referencias

Andelson, Jonathan G. 1985. "El don de ser soltero": Celibato y entusiasmo religioso en la comunidad de verdadera inspiración. Sociedades comunales 5: 1-32.

Andelson, Jonathan G. de próxima aparición. "Los cementerios de Amana como encarnaciones de creencias religiosas y sociales". Antropólogo de los llanos.

Scheuner, Gottlieb. 1977 [publicado originalmente en alemán 1884]. Inspiraciones Volumen I: 1714-1728, traducido por Janet W. Zuber. Amana, Iowa: Sociedad de la Iglesia Amana.

REFERENCIAS ADICIONALES

Andelson, Jonathan G. 1997. “La comunidad de verdadera inspiración de Alemania a las colonias de Amana. Páginas. 181-203 en La utopía comunal de América , editado por Donald E. Pitzer. Chapel Hill: University of North Carolina Press.

Foerstner, Abigail 2000 Imagen de la utopía: Bertha Shambaugh y los fotógrafos de Amana. Iowa City: University of Iowa Press.

Shambaugh, Bertha MH 1932. Amana que era y Amana que es. Iowa City: Sociedad Histórica del Estado de Iowa.

Webber, Philip E. 1993 Kolonie-Deutsch: Vida y lenguaje en Amana. Ames: Iowa State University Press.


IMÁGENES

Imagen #1: Bosquejo de la fábrica de lana en Ebenezer.

Imagen #2: Bosquejo de Amana Village en Iowa.

Imagen #3: Mapa de los pueblos de Amaa.

Imagen #4: lápida del cementerio cristiano metz.

Imagen #5: Restos de la fábrica de lana Amana después del incendio 1923.

Imagen # 6: La papeleta que propone el “gran cambio” de la organización Amana. La papeleta está escrita en alemán.
Autor:
Jonathan andelson

Fecha de Publicación:
27 2016 abril

Compartir